lunes, 29 de agosto de 2011

Tirando la primera piedra

Y en los que parecen ser los capítulos finales de la telenovela "Perdido en el Colca", empieza a tomar rol protagonista una marea humana que, golpeándose el pecho y mirando al cielo, empieza a pedirle a Diosito una de dos: que el galán del culebrón, Ciro Castillo Rojo, aparezca diciendo que no estaba muerto sino que andaba de parranda, o que la malvada de la historia, Rosario Ponce, vaya a parar con todos sus huesitos y su pollo a la brasa a la mera cárcel.

Cuando creí que ya estaba curado de los enlatados importados de la tierra del mariachi, me aparece semejante aventurita con sello nacional que, lejos de entretener, me está empezando a hartar. Y es que al igual que tú, el de allá y la de más allá, comprendo y me sumerjo en la impotencia cuando veo a la mamá del buen Ciro implorando que por lo menos le devuelvan el cadáver de su retoño. Entiendo la frustración del padre al pasarse días de días gritando en las montañas con la esperanza de recibir otra cosa que no sea el eco de su propia voz. Comprendo a los amigos y a la gente que siente el drama como propio, pero lo que me resulta un señorón disparate, es tratar de meterle matices de thriller terrorífico y psicológico al guión del mismo sin que nadie nos haya pedido que metiéramos la cuchara.

La pregunta, para mí, es simple: ¿Con qué derecho se siente tanta gente de juzgar a Rosario Ponce? ¿De dónde saca tanto periodista mequetrefe conclusiones aspirando a convertirse en sentencias? No intento ponerme de abogado del diablo, pero resulta ridículo creer que sólo se contemplan como opciones el que aparezca vivo o que la muchachita lo haya mandado derecho a la otra.

Sólo en el Perú somos capaces de sacar nuestra indignación barata derivada de la lástima, cuando vemos a alguien llorando e implorando a los ángeles y arcángeles que se haga justicia. Si te quedas callado (digamos, si fuera el caso, por tener tu conciencia limpia) eres malo, malo, malo. Mentiroso y malo. Cara de loco y malo.

Y tenemos varios ejemplos. El clan Fefer jalándose de las mechas. Apoyar al hermanito figuretti (con su dolor y todo, absolutamente respetable, que no quede duda) es estar del lado de la verdad. Gritar como locos "Arielcito dignidad" al dizque bailarín y "machonas asesinas" al par que está esperando en Santa Mónica, es lo justo. Ellas mataron a Doña Miriam, no se hable más del asunto. Qué pasaría, digo yo, si mañana se comprueba que no fue así y que quien realmente está detrás de todo el rollo es el chico con nombre de detergente. ¿Qué dirían los dueños de todos los dedos acusadores? Porque así como él, y medio Perú secundándole la gracia, supone que las autoras intelectuales son su sister y su "amigui", ¿Por qué no podría la otra mitad del Perú y yo, si nos provoca, creer que la tortilla está quemada del otro lado?.

Ahora, nada está dicho. Hay casos y casos. El verano pasado todititos vimos como Elizabeth Espino lloraba a moco tendido en el entierro de su mamá, y después a su ex enamoradito saliendo en todos los medios, bien al pelo engominado, a manifestar su indignación por quererlo perjudicar señalándolo como sospechoso en el homicidio. La mayoría se cayó de poto cuando, unos días más tarde, ambos aparecían esposados junto a otro de sus chocheras que resultó cómplice, con una sonrisita cachosa que mostraba de todo menos arrepentimiento. Muchos fuimos incapaces de encontrar una justificación razonable a semejante muestra de cinismo, pero muchos también lloraron y patalearon con Elizabetcita cuando la vieron botar su lagrimón vestida de luto.

En todos los ejemplos queda algo más que claro y que es finalmente a lo que quiero llegar. No podemos apresurarnos a sacar conjeturas sólo por alimentar más y más el morbo, porque ninguno de nosotros estuvimos en el momento en que dichas desgracias ocurrieron. ¿De dónde saca la gente cara para gritar "asesina" como quien pide tamales un domingo en La Parada? Quienes están a cargo de las investigaciones y quienes finalmente darán una sentencia en base a estas son los indicados a dar la última palabra y allá cada quien con su conciencia.

¿Por qué exigirle a Rosario Ponce que aparezca llorando y pidiendo desesperada, cual Thalía buscando a su Nandito, que encuentren a Ciro? Es tan cómico ver como muchos aseguran con voz tajante "está mintiendo" y ponen como principal argumento: "pero mira sus gestos, como mueve las manos, como pestañea, eso la delata". Muchos se aclaran la garganta y muchas se sostienen las perlas diciendo que así como actúa la Charito no actúa una persona que ama a otra. ¿Quién puede decir como ama cada quien a otro? ¿Quién sabe como era su relación realmente? ¿Por qué lo "normal" es que si de verdad lo amaba debería estar en un manicomio repitiendo "Ciro, amor mío" todo el santo día, pero si sale enseñando las muelas, como si nada, es que lo empujó por un barranco y se hizo la loca?

No conozco a los Castillo Rojo, ni a los Ponce, ni a los Fefer, ni a los Espino. Soy un peruanito común y corriente que trata de ponerse en los zapatos de todos. Entonces digo, ¿y si en vez del de Rosario fuera nuestro nombre el que apareciera cuatro días seguidos en portadas de periódicos adornados de indirectas que gritan silenciosamente "asesina"? ¿Y si fuéramos nosotros los señalados y tachados de locos, insensibles y criminales? ¿Y si fuéramos inocentes? ¿Y si mañana (ya que tú supones, yo supongo, todos suponemos) aparece Ciro y nada hace indicar que se trató de un crimen? Estoy casi seguro que pocos se atreverían a decir que esta historia no respondió a un crimen pasional, sino quizá a la irresponsabilidad de dos jóvenes (no unos niños) que se excedieron en su afán de querer jugar al Indiana Jones. A muchos nos falta entender aún que hay daños enormes que no se enmiendan sonriendo y diciendo: "ups".

11 comentarios:

Ariadne Quimera dijo...

Querer afirmar que lo que nos caracteriza como peruanos es juzgar las cosas precipitadamente, es caer en este juego del juzgar sin saber;pero, habemos quienes sin darnos cuenta, sentenciamos algo sin pruebas, algo que deberíamos dejar de hacer como si fuera una acto más de nuestra rutina diaria de crítica.
Todo este rollo del Colca sería menos 'impactante' si es que la prensa sensacionalista y barata no sacara esta historieta todos los días como primera plana, y lo que es aún peor, existe gente que lo consume.

Delia Miranda dijo...

Me encantaron tus palabras, justo hace 2 días en mis horitas de escritora empírica me puse a escribir sobre este tema, me parece muy interesante y pues escribi sobre muchas cosas de las cuales eh leido ahora. Este temita es algo muy interesante, realmente nadie sabe la de nadie y pues querer jusgar a un tercero es algo ridículo que aunque uno este muy dolido no lo debe hacer.
Por otro lado, es verdad que muchos peruanos han jusgado a diversas personas, pero creo que de igual manera son algunos y no todos como lo dices tú. Esto no solo pasa en el Perú y pues para estar metiendo en el saco a todo el Perú, no.

Munani dijo...

Como siempre tú copiando mis ideas jajaja XD naaa mentira, más que de acuerdo contigo (creo q como casi siempre) yo de verdad estoy harrrto de escuchar y leer sobre Ciro todos los días, si un día sueños con esos chicos meto juicio a los noticieros que se han vuelto diarios personales no autorizados de Rosario. Ah! y si siguen así diciéndole a Rosario mentirosa, asesina, no lo querías, etc. todos pero todos los días, un día fácil ella dice SÍ para de una vez terminar todo este asunto, la verdad, yo lo pensaría.

Saludos!

Maria de l Carmen dijo...

como todos estamos artos, de esta historia, y sobre tu pregunta con que derecho juzgamos a rosario ponce.
creo que lo hechos hablan por si sólos por si no sabes ella fue la ultima que lo vio vivo. Claro no es culpable hasta que se demuestre lo contrario, lo dice la ley.
Pero como ser humano como madre hermano y persona normal, me da que pensar, si ella lo mato o no es cuestión de ella. Pero porque demoró en salir a decir su dizque historia. Ahora que ella no salga llorando por su amado nandito o ciro que tu muy libremente te burlas tambien es cuestion de caracteres. Pero creo que al menos un poco de respeto merecen las persnas involucradas en este asunto, a mi me cae mal esta chia es las más hipocrita y calculadora que he visto y si fue o no ella quien ke hizo daño ya no me importa, solo espero que la verdad salga a luz pera que esos padres puedan descansarya.
Ah hazle un post dedicado a la chica parece que te gusta, y dile que te lleve a chokequirao, quizas tambien tengamos que buscarte a ti.

Ginno dijo...

Mi estimada María del Carmen. Mira, estimada con cariño, ah.

Respeto tu opinión como la de todo el mundo, pero... ¿La conoces? ¿Cómo sabes que es la más "hipócrita y calculadora"? Deslizas que no es una persona normal. ¿Qué es ser normal?

Yo no la conozco y si te tomaras el trabajito de entender el fondo de lo escrito, te darías cuenta que no se trata de una defensa acérrima de ella.

Gracias por los buenos deseos, mi estimada (otra vez con cariñito) y mientras me buscan a mí por Choquequirao, a ver si aprovechas y buscas tu manual de ortografía. Se ve que hace años lo perdiste.

Maria de l Carmen dijo...

jajjaaj esa defensa de ortografia es de quinta, si tienes razón ire a estudiar nuevamentey si nombras a Los Fefer y no se quien, y ni se para que, se supone que post es e ciro y amada rosario. pero tu quieres pasar de imparcial pero se nota tu parcialidad, bueno tienes un blog necesitas visitas y opiniones, aca estare xd asi nunca estemos de acuerdo y el tema de ciro me llegó en serio y el k tiene plata o no escribe como kiere y tu defensa de ortografias es muy pobre pues yo no soy escritora jaja menos periodista asi que aguantas y si no visita a luis corbacho tal vez sean de la mismma banda jajja tambien puedp copiarme los titulares de cualquier usuario o perodico, nene

Ginno dijo...

Me encantaría decir que entendí lo que escribiste. En serio, me encantaría.

Anónimo dijo...

Buaaaaaaa ya no mas Ciro x favorrrrr

Grillo dijo...

Publicate algo pues

egarcia dijo...

Lo que se critica a rosario es su falta de apoyo para encontrar a su enamorado, amigo o compañero; es ilogico abandonar a alguien sabiendo que corre peligro.

Grillo dijo...

A mi me cae bien Rosario

otras mas...

Blog Widget by LinkWithin