domingo, 12 de diciembre de 2010

No se intenta

¿Y si resulta una opción?
Igual al final no te darás cuenta. O no te darás cuenta del final, que no es lo mismo.
Porque llega un momento en que las circunstancias te obligan a pensar.
Y piensas. Piensas. Piensas.
Lo piensas.
Y el pensar hace que recapitules.
Y recapitulas lo bueno. Y recapitulas lo malo.
Recapitulas lo irrecapitulable.
Y entiendes que quizá has hecho todo. O quizá te falta mucho por hacer.
O todo está hecho ya, que no es lo mismo.
Y te das cuenta que si hubo una pena, tal vez le diste mas valor del que le correspondía.
O te das cuenta que igual valió la pena, que no es lo mismo.
Y te ríes. Te ríes como siempre te ríes. Porque en el fondo te sientes bien, o inconscientemente quieres dar a entender que te sientes bien.
Subrayando el inconscientemente, porque hacerlo a sabiendas de que mientes no es lo mismo.
"Bien, yo siempre estoy bien". Quizá ni tú sabes que en realidad no es así.
Porque querer hacerlo no significa querer buscar una salida.
Es entender que quizá ya es hora de salir, que no es lo mismo.
No se trata de abandonar la fiesta porque está en un mal momento o porque llegó un punto en que ya no encajabas en ella.
Se trata de irse en lo mejor de la fiesta, para que nadie te quite lo bailado y los demás sigan bailando sin notar que te fuiste. Es entender que aunque te digan que aún queda mucho por bailar, tú ya bailaste lo suficiente. Y sabes que lo bailaste bien.

Y ese suficiente basta, y te olvidas cuando siempre repetías que querías más de todo.
Más y más. Siempre más.
Y te sorprendes comprobando que ya no tienes ganas de pedirlo.
O quizá lo que ya no tienes son fuerzas para hacerlo, que no es lo mismo.
Y ves que esa rareza que se te sacaba en cara, se manifiesta también en cosas como esta.
Porque te vas feliz. Y aunque en el fondo quizá no sea así, no importa, porque nunca te diste cuenta de ello.
Te vas feliz.

Sin despedirse, sin pedir permiso, sin detenerse.
Con lo pensado. Con lo recapitulado.
Sin la pena. Con la sonrisa. Sin dudas.
Porque se hace o no se hace... pero no se intenta.

¿Y si resulta una decisión?



"¿Esto es el final? Y si es así, decid ¿me vais a extrañar?
Ah, veo que asentís. Pero yo sé que no"
"El hombre que casi conoció a Michi Panero", Nacho Vegas.

3 comentarios:

Didii Freiitas dijo...

empeze a leerlo muy rapido... despues tuve que bajar la intensidad para comprenderlo bien. Muy bueno, me agrado bastante.

saludos!

eMiLy dijo...

hace tiempo q no entraba a leerte!... sorry por eso.
Ahhh, lo entendí muy bien... yo solía ser de esas que piensan y piensan en lo q pasó o lo q pude haber hecho, y perdía el tiempo en eso, porque al final no hacía nada (para sentirme mejor o arreglar las cosas). Y sí, suele simularse q uno está bien, o simplemente eso se demuestra xq se cree estar bien, cuando de repente inconscientemente se quiere ocultar lo malo o desagradable que la pasas o pasaste.
Saludoooos, cuidatee xD

Jen dijo...

Creo que es decidir intentar y lograrlo. El final es lo que cuenta.

otras mas...

Blog Widget by LinkWithin