lunes, 23 de agosto de 2010

Ni con el pétalo de una rosa

Si de por sí el hecho de no encontrar asiento en un vehículo de transporte público en esta Lima de mis amores resulta estresante, la misma situación con cinco bolsas repletas de ofertas de cierto supermercado capitalino puede sonar a pesadilla. Por eso cuando hace unos días (sediento, sudoroso, y con los piececitos hechos una porquería tras una tarde de vagancia que rematé con las compras de la semana) me encontré con una plaza libre en el bus que me dejaría sano y salvo en el paradero más cercano a mi morada, no dudé en abalanzarme sobre ella(con el cargamento antes descrito) para gozar de un merecido descansito amenizado con los últimos éxitos de la cumbia nacional.

Habían pasado cinco minutos de celestial relajo, cuando un dedo adornado con esmalte rojo de esos que te destrozan la retina se atrevió a tocar mi hombro derecho.

-Disculpa, ¿me darías el asiento?

Desplacé mis ojazos de arriba a abajo con una mirada digna de primer plano de telenovela mexicana. La señorita, guapa, base tres con cara de ofenderse si se lo recuerdan, alta con ayudita de unos zapatos que sus riñones no querrían ver ni en pintura, un abriguito hasta la rodilla valorado en mis almuerzos de un año, y con mas chucherías encima que un ekeko, me miraba sonriente esperando que accediera amablemente a su petición.

-¿Estás bien?
-Sí, lo siento, lo que pasa es que me he quedado sorprendido, estás flaquísima oye, no te noto el embarazo por ningún lado. ¿De cuánto estás?
-¿Embarazo? Te estás confundiendo, yo no estoy embarazada.
-¿Ah no? Pues entonces pásame el número de tu cirujano porque mi mamá está a un pasito de los sesenta, pero no se ve tan regia como tú ah.
-¿Qué te pasa? No seas grosero, apenas tengo 32
-Bueno entonces déjame aplaudirte, porque usar tremendos zapatazos con una pierna ortopédica debe ser loable, ¿o es tu brazo el artificial? se ve que es de buena calidad para aguantar semejante carteraza.
-¿Perdón? No entiendo nada, yo estoy perfectamente.
-O sea, no estas en bola, no perteneces al club de la tercera edad y estás enterita y en pleno uso de todas tus extremidades. Pregunta del millón baby ¿Por qué tendría yo que darte el asiento?

Para ese momento, el ranking de las más pedidas del día iba por el puesto cuatro con los hermanos Yaipén, y la mitad de los pasajeros habían volteado sus pescuezos gracias a esta vosecita mía que no se lleva muy bien con eso de la discreción.

-Deberías ser más caballero y darme el asiento. Eres un chico joven.
-Gracias por lo de joven y también por lo de guapo que sé que lo estás pensando, pero la sola razón de que seas mujer no me parece suficiente para cederte un lugar que me está costando lo mismo que a ti- (mentira, el mío unos centavitos menos por ser universitario jojolete) -así que tranquilita nomas, espérame un par de distritos que me bajo y es todo tuyo.

El sesenta por ciento de aquel vehículo tenía falda, así que tras mi negativa tuve que aguantar calificativos de todo calibre que iban desde maleducado hasta rosquete, pasando por los comentarios que avanzaban de boca en boca exclamando que "¡cómo es posible!", "¡que poco caballero!", "así está la juventud pues hija", "¡qué tal lisura con el desconsiderado éste!". Un servidor de ustedes, que no tuvo el gesto elegante de levantarse con sus bolsitas llenas de apios y tomates para que se sentara la hermosa damisela, de quién no cabía la menor duda salía agotadísima de un trabajo que a juzgar por sus pintas, la había tenido ocho horas bien remuneradas frente a una ventanilla o una recepción. Pobechita.

No pues, no se vale. Y pensar que son siglos los que nos vienen atiborrando con eso de la igualdad de género y que nadie es menos que nadie y que por tanto todos tenemos los mismos privilegios más alla de las respectivas cositas que caracterizan nuestras entrepiernas. No señoras, señoritas, adolescentes, niñas y fetos femeninos. No hay derecho.

A mi ningún batallón de ovarios va a venir a restregarme en la cara mi falta de caballerosidad ni mucho menos atribuirme un perfil machista que créanme (pero créanme) estoy lejísimos, pero lejísimos (años luz) de poseer. Porque después de todo, en mi opinión, eso de ser caballero no nos trae a nosotros ningún beneficio más que el de "parecerles" interesantes y ganarnos unos puntitos bonus en eso de la conquistada.

Doña Frieda Holler Figallo, sobrevalorada "escritora", explica en la página 22 de aquel condorito de las buenas maneras titulado Ese Dedo Meñique, las "Reglas de oro del perfecto caballero", donde nos recuerda a nosotros, los descostillados decendientes del huevonazo de Adán, un listado de perlitas dignas de vacilón.

En principio, a la mujer se le abre todo (ruego no malinterpretar ni hacer uso del lado mas cochino de sus cerebritos), el ascensor, las puertas, los carros, las botellas y todo lo que signifique un esfuerzo que no la haga perder el porte de dama que las caracteriza. De pasadita, debemos ayudarla a subir y bajar de los vehículos y escaleras, tomarla del brazo al cruzar la calle, retirar la silla en una mesa para que pueda sentarse, ayudarla a quitarse el abrigo o lo que se le ocurra ponerse encima y colocarnos al lado de la pista cuando se camina por la acera, para que si por esas casualidades del destino, algún chofer que no le hizo caso a El General con eso de "si vas a bebel mi pana, hazlo con modelación y nunca cuando manehes", seas tú el sacrificado más nunca ella. Debemos asimismo, ofrecernos en cargar todo exceso de equipaje que lleve, porque no debemos olvidar que es el sexo débil, así como ofrecerle fuego si es que se pone un cigarrito entre sus finos, carnosos y bien delineados labios, pero eso sí, ni se te ocurra a ti ponerte a echar humo por el hocico si es que a ella le molesta. No, no y no. Hay que ser puntualitos, no hacerla esperar y nunca reprocharle nada, ya que no es un gesto de galantería (supongo que en ese nada está incluído el caso de que la impuntual sea ella) Debemos pararnos cuando llega a una reunión, cuando se va de ella, cuando va al baño durante ella y cuando otros llegan para saludarla primero a ella. Que ni se nos pase por la cabecita menospreciar las actividades que realiza, al contrario estamos en la obligación de "ayudarla a superarse como mujer, profesional, pareja o compañera de labores"(sic). Debemos "abstenernos" de mirar descaradamente a otras mujeres (más que nada por miedo al cachetadón que puede caernos, y que debemos tener por seguro será celebrado por sus chocheras), así como pagar las cuentas con discreción y sin que ella se entere de los importes que cargaran sin piedad a nuestras tarjetas. Se me hace digno de mención, el punto donde la señora ex-miss Perú dice: "En estas épocas, la etiqueta y el perfecto caballero permiten a una mujer invitar y pagar facturas", debemos por tanto estar más que agradecidos. En fin, pequeña pincelada del sinúmero de "recomendaciones" desparramadas por todo el librito, meritorio por haber superado entre otros a los de Gisela y Yesabella. Vamos, lo que se dice un best-seller.

Felizmente estoy convencido que hoy por hoy, la mayoría de féminas se ríen junto conmigo de las descabelladas reglas de la Doñita Frieda, autoproclamada estandarte de la etiqueta en nuestro Perucito. Para mí, eso de la caballerosidad y la galantería es un asunto de libre elección y no debe ser mal visto aquel que prescinde de ella. Así como la Holler, existe una gran mayoría que considera que lo dicho anteriormente es lo correcto, pero si tomamos eso como válido, considero que es una apología a la inutilidad de la mujer durante los eventos o compromisos, ya que al hacerles todo no las dejamos hacer nada. Yo que ustedes (uyuyuy) me sentiría ofendido más que halagado.

A mí las mujeres me caen de la pitirimitri y tienen rasgos que las hacen únicas y admirables (el solo hecho de parir las coloca para mi en un altar), pero no se debe abusar de esa condición de admiración. Porque si uno no hace lo antes mencionado es un desconsiderado, pero si ellas tienen un gesto parecido hacia nosotros somos unos abusivos. Porque si sacamos los pies del plato somos unos impresentables, pero si ellas tienen un desliz, pues bien hecho, nos lo merecemos por no dar la talla en eso de "cubrir necesidades". Porque si ellas hablan de los malos que fuimos al cambiarlas por otras, se les aplaude y nos tachan de perros perros perros, pero si nosotros nos vemos en la misma situación y queremos contar lo malitas que fueron, somos de lo peor porque de una mujer no se debe hablar mal jamás. Porque si en el set de Laura Bozzo, la firme, la amante, la suegra y la vecina le sacan la mismísima al desgraciado, toda la barra brava del público gritará que le den más duro, pero si el muchachón tan siquiera les pone un pelito encima, toda la barra brava lo esperará a la salida para descalabrarle los cachetes, porque ya está dicho, ni con el pétalo de una rosa. Total, históricamente hemos sido, somos y seguiremos siendo los malos en las canciones de Pimpinela.

Agarré mis cinco bolsitas y avancé hacia la puerta entre los murmullos e insultos a voz baja que me seguían dedicando todos los labios con colorete del bus, mientras el ránking de la radio me despedía con eso de "Así son los hombres...son una basura" ...

- ¡Bajo en el paradero!

Una voz indignada igualitititita a la que minutos antes me exigía que le de mi asiento, gritó ya instalada desde él:

- ¡¡¡MARICÓN!!!
- Anda bonita, a ver si para la próxima me dices algo de lo que todavía no me haya enterado.



26 comentarios:

Carlos Alberto Zaga Tercero dijo...

Mi estimad@ Ginnn@

La igualdad de género es una utopía: hombres y mujeres somos distintos, simplemente, con virtudes y defectos distintos también. Lo que pasa es que está de moda (y ya sabemos cómo te pones tu con las modas).

Por lo demás, estas en todo tu derecho de tener cortesías o no; de hecho no se trata de una cuestión de machismo o contra-feminismo sino de CORTESÍA algo que haces por le bien de la otra persona, como yo puedo tenerla con alguna amiga que sea sólo eso o con una mujer que sea mucho más. En pocas palabras, algo que nace con naturalidad y no en vanagloria de la receptora y mucho menos en desmedro de la misma.

Por lo demás.. chevere tu post

Tu siempre buen amigo (que la próxima vez que te encuentre en al combi, te cederá el asiento con harto barullo pa q hagas roche, jajaja)

El Seco

Elmo Nofeo dijo...

Los hombres nacimos con las de perder desde que Dios nos echo del paraíso condenándonos a ganarnos el pan con el sudor de la frente mientras que a las mujeres sólo las maldijo con eso de que traeras a tus hijos con dolor.

Ahora la pregunta es ¿qué es más díficil un parto con la epidural o vivir sin comer?

Y todo todo culpa de la sueg.... perdón de la víbora.

Caƒeιnomana® dijo...

Oie Monitoo eso me sono a minimizar el dolor del parto eh, con o sin epidural igual se soporta un dolor inmenso. Y no solo los hombres tiene ke trabajar para llevar un pan a su hogar, eso ya dejo de ser exclusivamente de hombres.

Cambiando de tema mi kerido Ginno, me rei muxo con tu post, esta buenisimo, y tienes muxa razon, a avces la caballerosidad del hombre significa la inutilidad de la mujer.
No digo ke no necesitemos kien nos abra la puerta del carro o nos ayude a subir o bajar escaleras, pero somos lo suficientemente capaz de hacerlo sin tener ke andar 'obligando' a nuestro acompañante a ahcerlo por nosotras.

mati dijo...

Pura ficción !!!!

Mar. pezeta dijo...

Alfajor siempre tan caballero... y

Bueno, me encantó el post y bueno me ha hecho sentir Masculina porque soy la que hace todito lo que la ñora Frieda dice que hacen los hombres (y en fin, tampoco es un mal título)

me encantó porque ella no tenia por qué pedir el asiento, ademas tu la sufrias con tus bolsas que moleste a otra caray.

me reí como nunca, y si maricón te dicen (como a mi pero con a jeje) diles CON GUSTO ;)

China Toon dijo...

Ginno, muy buen post,me mata de risa ,y te lo dice una ciudadana de a taco 9 y plataformas.
Qué buena vaina la de esta tipa ¿acaso no te vió con tus bolsitas? ¡Qué lisuraaaaa! Me hubiera gustado estar allí, le habría sacado su madre y su tacón, jaja. En serio, también me ha pasado alguna cosa similar. Creo que esto de dar el asiento es una cuestión de consideración hacia una persona en apuros. Pero , en primera, para eso está el asiento reservado. Y bueno, la señorita en cuestión no puede culpar al mundo de su tamañito que, al igual que a mi, la obliga a encaramarse en esos tacos que son un sufrimiento...¿qué te puedo decir? no pretendo que nos entiendan.
Señorita, no pretendas aprovecharte de tu condición de mujer, que Doña Frieda no es tu mamacita para seguirle el consejo.
Un abrazo Ginno!!!

Grillo dijo...

Me suelo topar con el caso de ciertas feminas, q no les importa si yo estoy esperando un asiento hace horas, ellas acaban de subir y no les interesa si estan a 10 metros de la persona q se va a parar, caminan raudas sin q nadie las detenga en busca del asiento que esta libre.

Con toda la conchudez del mundo y dada la distancia q las hace llegar mas tarde, yo ya me sente y no me interesan las miraditas de "q maleducado".

Lo siento chicas, pero mi caballerosidad no da para tanto cuando viajo en buses repletos.

Elmo Nofeo dijo...

Si Frida Holler no fuera la autora de "Ese dedo meñique", el dichoso librito sería el compendio de la huachafería universal.

Cafeinomana:
Si toque alguna sensibilidad te ofrezco mis disculpas.

carlos lavida dijo...

jajaja Bien ,, bien, no se me hubiera ocurrido decirle tantas cosas a una tipa así. La verdad es que he dado mi lugar cuando he visto gente que de verdad lo necesita pero cuando estoy muy cansado no se la doy a nadie, asi me suban un tombo, lo que digo es HE TRABAJADO TODO EL DÍA DE PIE, ACASO TENGO QUE ESTAR PREñADO PARA DESCANZAR UN RATO HASTA MI CASA!, a lo que por lo general obtengo los mismos comentarios que cuentas tu, de parte de la gente que claro está sentada comodamente.

Mar. pezeta dijo...

Después de leer el post Mae Francke(feminista) dice:

Primero: Interesante el vocabulario del pata :) No me olvido de haber leído "batallón de ovarios" y "fetos femeninos" y haber dicho: ah?

Segundo: Por favor, TE RUEGO que le resaltes la parte de la caballerosidad y se la mandes a Edward Cullen, que es el pionero del renacimiento de este desastre. Sino, a la escritora esa.

Tercero: Los dobles estándares funcionan para ambos lados, papi.

Cuarto: Dime dónde está esa mujer para galletearla. Y donde está el pata para darle la mano :)

Quinto: Mis respetos. Pocos hombres son capaces de admitir (incluso indirectamente) que son feministas.

Ya, creo que terminé.

Ginno dijo...

Seco: Tú lo has dicho. En todo mi derecho!

Elmo: Vivir sin comer. Faltaba más.

Cafeinómana: A veces, a veces.

Mati: Siempre tan directo.

Mar: No sabes con qué gusto.

China Toon: Espero viajar contigo al lado alguna vez.

Grillo: He dicho!

Carlos: Gajes del oficio.

Mae a través de Mar: Ni lo uno ni lo otro. Ni machismo ni feminismo. Ni ignorante confeso, ni miembro de la RAE. Ni fan del mamarracho vampiresco, ni tan avergonzado por no serlo. Ni tan de acuerdo con el doble estándar, ni tan papi para presumir. Ni tan a favor de la violencia, ni tan frío pa' darte la mano, venga un abrazo!

Ni tan cerca de reconocerme feminista...ni tan huevón para considerarlo.

Gary Rivera dijo...

Saludos! gracias por la visita!
me he divertido muchisimo en tu blog, resulta muy interesante como escribes! te seguire leyendo!
Un gran abrazo!

Jejejeje Pues a mi la caballerosidad me parece pasada de moda!
Sin embargo si mantengo ciertos detalles! Aunque claro yo parcamente le hubiera dicho NO, estoy cansado y me duelen los pies! jejeje

Milagros dijo...

jajajaj tu post me hizo reir , en lo personal me gustan los hombres caballeros pero tampoco voy a pedir una exageración es decir ..en eso del asientoc reo que tienes razón .. tenemos los mismos derechos ...hubieses podido estar igual de cansado que ella , y para sus treinta años yo la considero joven, me parece algo fuera de lugar que te haya pedido que le des el asiento , además uno no debe obligar a alguien a ser de una forma , yo soy tolerante ..de hecho prefiero hombres que sean caballeros a la hora de caminar ...o no se si es tanto que prefiera , pero si es algo que me haga sentir bien ...pero no voy a pretender que todos sean así , todos tenemos libertad de opinión ...y si tu forma de ser es distinta o eso no va contigo yo normal.

Además esa señorita para que haya gritado asi no tiene mucho de señoritaaa ...por un lado se las da de damaa y por el otro se comporta como una groseraa vulgar.

En fin asi aveces hay que lidiar con todo tipo de gente.

Un abrazo , muy buen post.

Pandex dijo...

Ginno, concuerdo contigo, q tal lisura la d esas tias en pedirte asi tan frescamente el asiento, como si ella no pudiera estar parada con todas sus chivas q finalmente no creo pesen como tus bolsas.

Eso fue conchudez pura y mira, yendo más allá del tema de género, te cuento q algo q siempre odié en mi epoca de escolar era cuadno venia alguien adulto (nisiquiera anciano o alguien embarazada o con alguna discapacidad) y con el clamor popular pedian q el estudiante se parara (mira, mi primer recuerdo d dicho sinsabor remota a cuando tenia 8 años) para ceder el asiento. Lo mas indignante era q no lo pedia el cobrador, dl cual no se puede esperar un minimo d educacion, sino la gente. Yo admito haberme sentido muy confundida en mi chiquititud porque yo pensaba: pero yo estoy cansada, pero tooodo el dia he estado estudiando, pero mi mochila pesa muchooo etc.

Por ello, aprendí a decir no, de manera descarada y sin irritarme. Para ello, está el asiento reservado y el q esta sentado ahi pese a q no le corresponde, es el q se debe parar.

Ahora, mira como es no? todas te gritaban d q no te pararas, pero algun otro caballero o dama se paró? ninguno, ni para apoyar a su congénere ni para demostrar q las mujeres verdaderas son las q tenemos los ovarios bien puestos y no necesitamos d presionar a alguien para hacer lo q no quiere.

Me encantó el final del post xD!

Saludos :) y gracias x seguirme en el blog!

Mar dijo...

Hombre si te parece poco Elmo parir a dolor vivo una criatura de 4 kilos, saliento por un agujerito que se te tiene que dilarta 10, prueba tu a parir por el tubito y entonces hablamos si eso es asi de liviano como tu lo presentas. Que esto que te digo de todas formas es con cariño que tu sabes lo que te quiero mi troll bello.
Ginno, me he partido de risa, coincido contigo y aplaudo que no la dejases sentar. Carajooo!! me da igual que tenga 32, como si tiene 70. Hay viejecitas que llevan unos tacones que si me los pongo yo tengo que llevar muletas a mayores para poder sostenerme en ellos y entran en el autobus y te miran a ver si te levantas y si no lo haces te ponen cara de oler mal, de ajo-puerro. Lecheees pero que morro que tienen.

Hiciste muuuy requetebien, ajaja.

Saludos

Mar (... desde la roca que me cobija)

MixiFabi dijo...

Bueno... yo creo q esta bn q no le hayas cedido el asiento... osea, estas cansado y con tus bolsas q pesan mucho y too y no es justo q te traten asi... osea... no es justo q te ataken. Que piña q eres... al parecer te subiste a un bus de arpias xD

jaja, pero ya la culpa de esa chica x usar tacos tan altos... no se en vdd... q etupidez pedirte el asiento si te ve con las bolsas y too.

ese tipo de gente me da cosas, la gente q reclama sin saber q es lo q le ha pasado a uno y q lo ataca como si fuera x diversion.

MARIO! dijo...

Bien dicho compadre esa ***** que se ha creído para mí el libro de Frida h. es ****** voy a usar ese libro cuando valla al baño. jaja
Bueno en realidad en lo particular me llega cuando las mujeres quieren que las traten como reinas pero cuando ellas buscan el problema quiere que las comprenda, que las haga caso que sea su perro y tantas tonteras (que en tu caso las personas que estaban en el bus y te decían mal educado, etc...) muy bien da cólera cuando la gente dice y no saben a fondo cual es el problema.
Será mi caso :S espero que no(o si) bye me gusto tu blog. ;)

eMiLy dijo...

hace tiemo no entraba por aquí, primero... muy bonito el nuevo look de tu blog xD
y bueno segundo, tienes esa chispa en tus entradas, q a pesar de q hayas estado talves indignado por lo q te pasó, lo cuentas y resulta gracioso xD
y tercero, yendo al tema, creo q por ser una señora como la describiste, estaba segura de q le darías el asiento... y tooodo lo q mencionaste sólo son modales, cada quien decide si los hace, pero lamentablemente ese día estabas super cansado. Y sinceramente ya en estas épocas, al menos a mí me da igual si me dan o no un asiento, o si me habren la puerta... las cosas cambian

lOli pOp dijo...

debo decir que me he reido mucho con tu post, y aun lo hago es interesante como se nos ha acostumbrado a nosotras las mujeres como las reinas del mundo, haha bueno es rico sentirse asi , pero aveces como que no encaja en la realidad como tu caso, que andabas cansadazo,a mi corta edad ando descubriendo que criatura mas engreida en el mundo mejor que la mujer no la hay con esto no la menosprecio sino todo lo contrario, pero creo q es eso loque la hace diferente eh interesante hehe me gusta ser mujer !! haha.

tambien me paso algo similar con una señora que andaba re-sana y muy joven ella, puaff tube que levantarme xq mi trayecto si era re-largo

saludos

Banzero dijo...

Después de tu curioso comentario en el blog de Alonespinoxa sobre su ilustración USB me aventure a tu Blog y estuve a punto de irme ya que la primera impresión me sabio a postres y recetas, y que bueno que decidí usar la barra deslizante antes que la flecha de retroceso, pues me tope con este post, el cual leí detenidamente y me resulto muy entretenido, tienes un estilo de narrar muy interesante, te felicito, a mi modo un excelente post.

Yared dijo...

Sobre el tema, a mí lo que más me revienta es que una mujer joven o madura no sea capaz de darle el asiento a una embarazada o a un liciado. O sea, en el caso de que eligamos la caballerosidad, no sería justo que también ellas sean consecuentes?

Por otro lado, bien hecho, que se dejen de vainas algunas, no todoas, pero a veces el machismo es en reversa y como en este caso, se sienten geniales, las conches con exigir cojudeces.

No sabía que eras gay =)

Alexis Rott dijo...

jjajajajaja

pcuha que risa

que hiciste reir

pobre la chica!!

perdon la señora!!


saludos1

maga dijo...

Me encantaaaaaaaaaa!!!
A ver, ya ni sé por donde empezar a comentar! Primero que nada, si un chico quiere cederle el asiento a una chica, pues mis aplausos. Muchas gracias por la consideración y besitos volados. Ahora, si no se lo quiere ceder... pues quién dice que es su obligación hacerlo? Totalmente de acuerdo contigo. No confundamos "caballero" con huevonazo.
Eso de sexo débil ya fue... para lo único que lo podríamos considerar es para trabajos pesados o de carga, que quizás por la misma estructura corporal, el hombre puede aguantar más. Qué, ahora también van a decir que estar parada en un micro por 20 minutos aprox, es un esfuerzo sobrehumano? No me vengan a fregar!
Pero bueno... la chica me pareció un poco conchán (será pariente de marisol aguirre?) al pedirte tu asiento hasta el punto de ya exigírtelo al final... sobre todo si te ve con tus bolsas, que no sea payasa. O es que acaso los hombres no se cansan?? No merecen sentarse?? Son de acero?
Lo siento, pero pirulin pin pon!

besos!!

Amanecer dijo...

hola ginno , me ha encantado tu post. Cuando tuve una relacion con un español a el le costaba entender todo ese tipo de distinciones entre hombre y mujer , como ceder el asiento , pagar la entrada al cine .. Al estar en un lugar donde la mayoria piensa distitno a el no le quedaba de otra que adecuarse , cuando fui a vivir alla fui yo quien tenia que hacerlo . Es alucinante pero para una mujer alli es indignante que le queiras pagar el cafè le haces sentir inferior a ti y anda ver lo que te dicen !

Oscar Martel dijo...

Ir en bus es toda una "odisea" encuentras gente con la que no hay mayor novedad, y tambien con cada "espècimen".
el gènero masculino esta obligado a dar el siento y demas cortesias !Pero y aquello de la igualdad de gèneros donde quedo!

ToxicSlave dijo...

Ginno, he dejado de leer algunos post tuyos y este en especial me a dado mucha gracia. Totalmente de acuerdo con esto de la caballerosidad y de la igualdad en general, no dejaba de imaginarte en esa situación, y sí pues, un poco mal educado (agresivo) con un simple "no" bastaba.
Muy bueno! leeré algunos antiguos a ver que nos traes :P

otras mas...

Blog Widget by LinkWithin