miércoles, 24 de diciembre de 2008

Cerezas Navideñas JO JO JO!


Quería intentar pasar de inadvertido pero, ¿de qué otra cosa puede escribirse la noche de un 24 de diciembre?


En fin, siempre le he tenido alergia a toda fecha emocionalmente rentable, como el día de la madre, del padre, san valentín, halloween, y la reina y señora del despilfarro monetario: Navidad, blanca navidad.


Empecé mi día como suelo hacerlo desde que comenzaran mis recientes vagaciones: saliendo a correr, (porque uno podrá estar bien flaquito pero no hay que descuidarse)costumbre que tenía ya bastante olvidada, desde que osé cambiarla por una faja electrónica de la sección cardiovascular del Energym de Miraflores. Pero como la menopausia de mi madre llegó este año a su orgasmo, dejó de pagar el club donde está dicho templo del sudor, lo que derivó a la cancelación de la membresía que presumía (manya con rima)


¿Dónde me quedé? ah si! en la corrida...o sea, quiero decir en que salí a correr por las calles y parques sanmiguelinos (mentes podridas) , estaba yo ejercitando mis piernecitas, cuando veo pasar a uno, dos, tres, cuatro! y hasta más...individuos con sus bandejitas navideñas, que incluían a un desplumado pajarraco sin cabeza bañado en toneladas gracientas de aderezo y con sus provocativas patitas bien amarradas para que los kilos de carne, pecanas, uvas, pasas y demás relleno no se desparramaran por toda la fuente. Todos uno tras de otro en filas indias (a lo banda de Hola Yola), iban derechito a hornear lo que esta noche toda señora de casa (porque hoy la muchachas se van temprano, que alucina, también tienen family) servirán como cena sobre sus mesas adornadas con manteles rojiverdes, purés de manzana y camote, y copillas rebotantes de champagne. Todos prestos a utilizar horno ajeno, para de esta manera (cual sistema pre-pago) no asustarse con la cuenta de luz o el balón de gas enterito que supondría utilizar sus propias cocinas para tal navideño ritual. Pobrecitos me dije, cuando vi a mi madre- emocionada ella -correteando con una bandeja en la misma dirección.



Mi casa está adornada como de costumbre. La imitación de rama (o como coño se llame) rodeando la baranda de la escalera, la corona en la puerta, papanoeles automaticos con sus jo jo jo a pilas, el arbolito llenecito de regalos donde resaltan los "Ginno" en las tarjetitas mas grandes, el nacimiento (precioso y carísimo hay que decirlo) que de pasadita se convierte en monumento a nuestra flojera, ya que todas las piezas, burro y vaca incluídas, están siliconeadas a la base, con lo cual nos evitamos el strés al guardarlo y sacarlo cada año... y como soundtrack de tan tradicional escena: los Greatest Hits de Los Toribianitos.



Mas tarde, a las 12 para ser exactos, se iniciará el repertorio de cohetes, "felices fiestas", ladridos desesperados, "oye destapa al niño te he dicho!", villancicos, "abuela deja el champagne que es para la cena!", burritos tabaneros, peces en el río y demás nostálgicas huachaferías.



Respecto a los cohetes, cohetones y cohetitos, debo confesar tenerles un amor canino. Toda la vida me he hecho la pichi con ellos. De lejitos nomas, mis hermanos cual soldado Ryan con encendedor en mano iban desapareciendo poco a poco sus cargamentos, mientras yo desde la puerta gritaba bravo! con mi chispita mariposa xD...(son mas divertidas ok!)


Luego vendrá obviamente los regalitos (y regalazos), envueltos en muchos casos (oh casualidad) con el mismo papel de tu presente del año pasado. Manya vieja, ahora entiendo porque siempre andas gritando "abran con cuidado!!!". Esto de Santa Claus tiene su lógica, porque cuando de chibolo escribía mi cartita super entusiasmado, nunca imagine que mi viejo trabajaba como secretario para el gordinflón alucina!... o bueno, al menos eso fue lo que me dijo cuando una vez lo pesqué infraganti abriendo mi sobrecito lleno de ilusión, donde además de repetir mil veces que había sido un niño bueno en todo el año, no dejaba de pedir paz, amor, comida para los niños africanos, y Gi-A-Joe's, Play-go's, Carritos, Patines, Bicicletas y demás pequeñeces. Aunque sigo esperando el Ferrari y el Jet que según me diría mi viejo (secretario de Santa que te pasa) se postergaba año tras año por agotarse el stock. Al menos es mejor que las tan de moda reunioncillas del amigo secreto, donde si no mandas tu pedido días antes, tendrás que aguantarte y poner cara de sorpresa mientras exclamas "wow!, justo lo que yo quería!, te pasaste chola!, nice contigo!", cuando lo cierto es que la gorda recibe una caja de chocolates, el pelado una gorra, el gay unos chimpunes, el gastrítico una botella de whisky, la divorciada un viaje para dos con toditito pagado (fácil y va con su vieja) y el antisocial un celular de ultimísima generación con su camarita para captar tus momentos Kodak.



En fin, que a estas alturas la navidad no es algo que me entusiasme porque ya no tengo 5 años, pero de que se goza se goza, asi que a aprovecharlas porque tendrá que pasar otro año para que te empanzes de calentado de pavo toda la semana, otro año para que te empujes chocolate caliente (en pleno verano) con su panetón con toneladas de mantequilla encima, otro año para que te saludes hipócritamente con medio vecindario y le des un abracito a la vieja pelleja del lado y a la parejita del frente cuyos inocentes retoños te revientan la puerta de la cochera con sus pelotazos veraniegos, otro año para que se cumpla aquello de "por eso y muchas cosas más" y te vuelvas a encontrar con la mitad de tu árbol genealógico y se vacilen recordando aquellas navidades de antaño, cuando la otra mitad del árbol aun vivía y las celebraban juntos, otro año para dar y recibir regalitos y eso que aunque suene a cliché es muy cierto...para dar y recibir amor =)



Esta navidad, como las de toda mi vida hasta ahora, volveré a pararme bajo un muérdago y me diré, "fácil y el próximo año si me toca", jeje...como sea, Feliz Navidad para tutilimundi, que la pasen de PM (que quiere decir de la Pitiri Mitri, mal pensados! ¬¬ ) y recuerden que es tiempo de paz y reflex... que reflexión ni mi abuela en bicicleta...es tiempo solo de pasarla bien! xD



Y por cierto, aunque suene a pastrulada, alucinen que ayer en sueños hablé con mi brother Jesucito, Manuelito para los amigos, y me dijo que si bien lo agradece, dejemos ya de lado esa ridiculez de andar diciendo que año tras año nace en los corazones porque que ya tiene bastantes añitos encima y que no se averguenza de haber nacido en su pesebre paraíso extra-comfort. En resumen, que en vez de llenarse la boca haciéndole tanta promoción a su humilde y archiconocida venida al mundo, nos dediquemos a ser nice people con todos, que así lo hacemos mas feliz y no le quitamos ráting a ese protagonimo por el que año tras año se jalan de las barbas Santa y Los Reyes Magos. merri crismas tu evribady!



miércoles, 10 de diciembre de 2008

Los aretes de la luna

"¿Están locos?, yo no me subo a un escenario ni de coña!"

Las tardes después de clases de aquel 2002, año en que se cumplía uno de los sueños infantiles mas deseados: el fin del cole, se habían convertido de un momento a otro en el hueveo menos esperado. El Seco y Pocho eran los cerebritos mas valiosos de aquel 5to de secundaria y a la vez los mas relajados. Vamos que sacarse un reluciente 20 para ellos no era sinónimo de esfuerzo. Por esas payasadas del señor destino el seco terminó almorzando casi a diario en la jato de Pocho so-pretexto de estudiar con miras a los temibles exámenes de admisión de cuanta universidad se les pusiese en frente, y por una payasada mas payasa aún, terminé acompañándolos a hacer mas amena (o insoportable) su digestión.



Como a mi eso de estudiar nunca fue una idea que me entusiasmara, los pobres tenían que buscar algo para hacer que me aburra y los dejase en paz. Craso error, todo lo que hacían era tan interesante que podía pasarme horas tan solo mirándolos y disfrutando de cada ocurrencia que soltasen.


Para ese entonces el seco andaba enseñando, a un Pocho siempre caracterizado por querer aprender de todo mucho, a tocar guitarra. El primero, guitarrista de lo mejorcito que he visto, soltaba su repertorio de do re mi fa sol, y solo quedaba deleitarse. Aún recuerdo la canción con la que siempre empezaban la lección guitarresca de cada tarde, "flaca" de Calamaro..."aunque casi te confieso que también he sido un perro compañero, un perro ideal que aprendió a ladrar..."


Un día , Seco, criollo como nadie, empezó a tocar un vals, Pocho lo siguió y yo por inercia o lo que sea, a falta de guitarra abri mi tremenda bocaza para ponerle letra a aquella melodía. Que bonito. Luego de aquel orgasmo musical se volvió una constante el "cantar" con ellos despues del cole.


Pocho pertenecía a un grupo scout y por aquellos días estaba en el ajetreo de la organización de su anual "Noche de talentos". -"Oe no estaría mal un numerito criollo, hablen que dicen?" -¡¿Qué cosa? ah no, eso si que no, cantar delante de gente no señor! Después de los respectivos "ya pues webón" y "no seas maricón", terminaron por convencerme a que yo y mi calavérica humanidad, nos pusieramos delante de un micrófono a hacer que Pinglo y Chabuca se revolcasen en sus tumbas.


A tres días de la actuación, aún no era conciente de lo que estaba por hacer. Los ensayos eran terribles y la prueba de sonido un día antes fue brutal. Llegado el día, no había marcha atrás, ánimo y que termine de una vez. Arribamos al lugar y la desorganización que suele imperar en cualquier evento que ose estar a cargo de un peruano hizo que nuestra prueba de sonido se cancelara. -O sea que vamos a salir sin haber ensayado antes? Un detalle mas para quererme arrepentir.


-Seco no puedo, por la ptm, NO SALGO!. Su tranquilidad hacía que mi paciencia estallara. El estaba ahí con su guitarrita de lo mas relajado, y esto que él, además del nuestro, participaría en otros dos números la misma noche y para remate tenía que levantarse al dia siguiente para dar el exámen de la primera opción de la Cato. Si señores...ingresó.


Cuando nos tocó salir solo pedí una cosa, cantar sentado. No se, pense que asi estaría mas seguro. A lo Kurt Cobain, a lo Alanis Morrissette, a lo Zambo Cavero. Una canción, dos...y no ha habido vez que haya podido escuchar mas aplausos frente a mi. La gente chocó las palmas a rabiar. Una de dos, o les gustó...o le tuvieron pena al cantante...pero la sensación fue única. Una mirada entre los tres dijo lo que no podíamos decir en palabras: "ya ven, la hicimos"


Fue la primera vez que canté frente a un público, y no recuerdo como estaba vestido, no recuerdo cuánta gente había, no recuerdo que canciones canté, pero hay algo que no me olvido...que temblé.


La primera vez que me presenté a un exámen de admisión fue a San Marcos. Lo hice por joda, no quería estudiar ahi, no me gustaba, pero aun a sabiendas de que fuera cual fuese el resultado (que por cierto me faltaron dos décimas) no dejaría que sea mi alma máter, me pasé toda la cola temblando.


Temblé en mi primer día de nido, mi primer día de cole, mi primer día en el otro cole y en el otro y el primero en la universidad también. Temblé la primera vez que me dijeron le gustas a alguien y la primera vez que me gustó alguien también. Temblé con mi primer rojo en la libreta y temblé con mi primer 20. Temblé en mi primer concierto (de los nosequien y los nosecuantos) y sigo temblando cuando escucho Las Torres porque me lo recuerda. Temblé al abir el primer regalo de navidad que recuerdo desde que tengo uso de razón, y temblé la primera vez que hice un regalo de navidad porque no sabía si gustaría o no. Temblé al abrir mi primera playboy a los 10. Temblé con mi primer beso y temblé con uno que en otra connotación fue el primero también. Temble la primera vez que monté bicicleta, que patiné, que esquié y temblé la primera vez que me saque la michi con cada primer intento anterior. Temblé y grité la primera vez que vi la Torre Eiffel. Temblé cuando vi mi primera porno y temblé con mi primer polvo. Temblé la primera vez que compré un condón y temblé al querer usarlo porque no sabía como se ponía. Temblé la primera vez que nadé y la primera que casi me ahogo también.Temblé la primera vez que subí a un avión y la primera vez que monté un burro también. Temblé la primera vez que escribí en el blog.



Ayer lo visité a Seco en su depa después de muchas lunas. Sigue tocando tan o mejor que antes, de vez en cuando lo llaman para ser parte de algunas obras musicales o tocar en reus y demás, en cambio yo desde que empezé mi romance con el tabaco he perdido mas voz que verguenza. Como sea me llevó a recordar aquellas tardes en las que solíamos juntarnos a destruir canciones y como para no perder la costumbre se nos ocurrió cantar una que nunca habíamos hecho, y como fue la primera vez que la hicimos, qué creen?...temblé.


Hace poco me dijeron "estas temblando" y me hizo mucha gracia. Aun me faltan muchas primeras veces por descubrir. La primera vez que saque un carro con brevete, la primera vez que trabaje, la primera vez que cocine, la primera vez que me enamore. Pero lo interesante es que toda nueva experiencia tenga ese matiz de sorpresa, de no saber como reaccionar, y si no se te mueve hasta el último meñique...pues mala señal. Las cosas de por si dejan de tener chiste cuando se está seguro de ellas. Ah que sí.

otras mas...

Blog Widget by LinkWithin