sábado, 27 de septiembre de 2008

Tres alegres tigres...


-Oye y tú ¿tienes hermanos?

-Sí, dos

-Manya, ¿y qué tal te llevas con ellos?

-Creo que no nos llevamos todo lo bien que quisiéramos...



He perdido la cuenta de la cantidad de veces que me han disparado el mismo par de preguntas y analizando un poquito me parece que siempre respondo lo mismo.


Allá por el lejano 1981 una jovensísima mamá daba a luz en la comodidad de su jato al que sería el mayor de sus tres retoños. El orgulloso y recién estrenado padre no tendría mejor idea que seguir aquella incomprensible costumbre de llamar a su primogénito como él. Como si el pobre bebé no tuviera suficiente con nacer en el Perú. No había felicidad mas completa, y así lo intuyo porque la cantidad de fotos que a lo largo de mi vida he encontrado por todos los rincones de mi casa desde que tengo uso de razón, reflejan que los primeros años de mi brother mayor hicieron que "mis viejos", bueno en aquellos años "mis jovenes", soltaran mas carcajadas de las que un wirito en sus épocas hippies les hubiera provocado. El muchachito, era un repertorio de muecas, una mas graciosa que la otra, su pelo negro ensortijado y su tez de fino rasgo moreno lo hicieron el engreído no solo de sus (mis) creadores, sino de toda la familia en pleno. "Lindo mi zambito" me contó mamá que exclamaba mi abuela paterna cada vez que llegaban a visitarla.


Tuvieron que pasar cuatro años, siete meses y muchas pérdidas, para que el mismo mujerón del párrafo anterior me hiciera respirar por primera vez el airecito lleno de smog de mi querida Lima. Al orgulloso y emocionado padre no se le ocurriría mejor idea de, so-pretexto de marcar la diferencia, agregar una N más al nombre de su nuevo heredero. Como si el pobre bebé no tuviera suficiente con nacer en pleno gobierno de Alan. La felicidad ahora se multiplicaba por cuatro, y lo sé porque si bien de aquellos años por culpa del APRA muchas fotos no hay (bueno es que para mi todo lo malo del '85 hasta el '90 es culpa de Alan), en palabras textuales de mi mother fui un niño muy deseado, y haber llegado tras tantos intentos fallidos hicieron que su sonrisa (perfecta como la tiene) volviera a iluminar su delicioso rostro. Modestia aparte.


Mis viejos siempre han sido sincerísimos en contarnos que su plan fue siempre tener dos hijos, de manera que por lo menos cada uno estaría pendiente de ambos sin mucho strés. Pero a veinte días de arrancar el '88, y con la inflación de moda en mi Perucito alegre y jaranero, el también inflado mujerón de los dos párrafos anteriores alumbró al que sería el último de sus milagros. El orgulloso y jubiloso padre no tendría mejor idea que (como a la tercera va la vencida) ponerle al último de sus vástagos los nombres correctos, clavaditos. Bien dicen que el que nace al último se llama mejor. Un niño en sus primeros años escolares y dos bebés "caídos del cielo" hicieron que en mi jato importaran tres pepinos la leche Enci, el pan popular, la devaluación del Inti, la estatización de la banca, las colas, y los caramelos Monterrico. Nada hacía más feliz a mi madre que tirarse al suelo conmigo y mis hermanos a jugar a las carreras con autitos de juguete. Nada ponía mas contento a mi padre que al llegar de la oficina lo recibieramos gritando ¡Papá! con sus zapatos 42 en nuestros liliputienses piecesitos. Nada los llenaba de orgullo más que verme superar mi dificultad con la "r" de mis primeros años (y dejar de decir "lopa" en vez de "ropa"), nada hacia sonreir mas a mi ma' (amante de la repostería) escuchar decir a mi hermano menor refiriéndose a las empanadas: "mami , yo también quiero una pezuñita"


Pero los niños crecen. Cuando son chiquitos dan ganas de comérselos y luego cuando se hacen mayores te arrepientes de no habértelos comido. La verdad es que nunca me dí cuenta en que momento mis hermanos y yo empezamos a alejarnos. Cada quién empezó a formar una personalidad, buscar sus propios intereses, sus propias experiencias, y creo que inconcientemente nos fuimos percatando que no teníamos nada que ver. Hablo por mí, porque si bien me reconozco de una mentalidad absolutamente distina a la suya, no dejo de aceptar que sus caracteres son mas compatibles mutuamente que el mío al de ellos.


Falta poco para que sean ya nueve años desde que mi hermano mayor agarrara su maletita y su pajarito a lo Natacha y se fuera a estudiar a Cuzco. Y ya son nueve días desde que mi hermano menor, terminada ya su carrera, firmara contrato para irse a trabajar a la misma ciudad. De esta manera me convierto en el último estorbo al que le falta abandonar el nido. Un nido que deje únicamente a inicios de 2005 cuando con mas ganas que conciencia ( y gracias a mi tia Techy...te quiero tía) me subí a un Boeing con dirección a Europa y no regrese hasta mediados de 2006. Mi hermano mayor maduró al vivir solo desde los 20 años y yo hice lo propio a la misma edad pero al otro lado del atlántico en un continente al que llegué sabiendo únicamente decir "hola, soy peruano". Y oh casualidad! con 20 años también, el benjamín de la familia nos da una cachetada siendo el primero de los tres que se independiza por mérito propio. Solititititto y sin ayuda de nadie.

Desde hace ya un buen tiempo, en sí solo cruzamos palabra para cosas importantes. Al mayor lo veo cada diciembre cuando hay que empujarse pavo y panetón con chocolate caliente en pleno verano y cuando algún feriado largo le permite regresar a esta Lima que no lo terminó de convencer con su constante ajetreo. Con el menor, pese a vivir bajo el mismo techo sanmiguelino, hablamos poco, mal y nunca, pero no siempre fue así, y como no tenemos una razón concreta para un distanciamiento, se que en el fondo ambos sabemos que simplemente pensamos distinto en muchas cosas.


Aún así hoy me puse a pensar en cuánto los quiero realmente. Mi natural frialdad para todo tipo de sentimiento no se lleva bien con la sinceridad que me carateriza y a veces temo que eso pueda dar a entender que me llega, me choca y me rebota lo que les pase...pero no es así. Como sea, para muestra mil botones. Son muchas, muchísimas las cosas que inconcientemente llevo nueve años extrañando (respecto al mayor) y las cosas que dentro de poco empezaré a extrañar una vez que el chico de los nombres perfectos (el menor) empiece a vivir de su propio sueldo a unos cuantos kilómetros.


Extraño hacer de campana mientras rebuscábamos en el clóset de papá, que para nosotros era como un mundo totalmente ajeno. Extraño meternos los tres en la cama de los "viejos" para ver la primera emisión de Nubeluz allá por el '91. Extrañaré decir "ok tú cocina y yo lavo los platos" tratando siempre de que a mi me toque lo más fácil y extrañaré sobre todo que me hagas caso. Extraño jugar a que teníamos nuestro programa de tele y tú que te la tomabas tan en serio ejercías de camarógrafo con un profesionalismo exagerado. Extrañaré esperar eternidades para poder utilizar el baño, porque cada uno salió mas vanidoso que el otro. Extraño jugar básket con nuestra pelota asatex de colores, y haber intentado abrir una latita de "ponle corazón" solo para ver si de verdad había dinero dentro o nos estaban vacilando. Extraño aquel viaje a Tumbes a inicios de los '90 para visitar a la abuela Salomé, mi pataleta por una revista de los Thundercats y pasarnos el viaje entero tratando de entender si maceto es el esposo de la maceta. Extrañaré ponerme tus casacas, sweters y chalecos, que tú te pongas los míos y sobre todo nuestra sinverguenzería al reclamarnos el "por qué coges mis cosas?!". Extraño el haberme aprendido las canciones de Gun's and Roses, Nirvana y Metallica gracias a tu condenada idea de escuchar su música a todo volumen. Extraño el que me hayas asesorado a la hora de comprar mi primer cassette pirata (de vilma palma) cuando tenía solo 7 años. Extrañaré que yo maniático del orden deje todo reluciente y a los 5 minutos vengas tú hecho un huracán y estropees mi esfuerzo. Extraño emocionarme cuando tocas el himno nacional en guitarra, extraño que la toques y yo cantar, aunque no lo hayamos hecho mucho. Extrañaré y me arrepentiré de no haber hecho lo mismo contigo cuando tú también aprendiste a tocarla. Extraño el haberme hecho fan de The Sacados, los Nosequien, y Alanis Morrisette gracias a ti, y extrañare el haberme hecho fan de la Oreja de Van Gogh por ti. Extrañaré el que dejaran su fanatismo por ellos solo por darme la contra. Extraño haberme paseado por el colegio entero dejandote en evidencia la primera vez que me di cuenta que te tiraste la pera, haber llamado a mamá y que ella te reclamara hecha un pichín gracias a mi bocaza. Extraño que no te hayas molestado conmigo por eso. Extrañaré jugar en la computadora el jueguito ese de guerras y tanques que nos enviciaba horas de horas y que no recuerdo cómo coño se llama. Extrañaré jugar street fighter en nintendo cuando tenía 9 años y tú 7. Extrañaré que siempre me ganaras en eso, pero yo haber hecho lo mismo en ajedrez, damas y ludo y que tu piconería se reflejara en lanzar el tablero por los suelos. Extraño el que hayas roto una mesita de la sala y haberla pegado con goma....y sobre todo que mamá hasta ahora no se dé cuenta. Extrañaré el tener el mando de la jato cada vez que los viejos se van de viaje y extrañaré el que aguantes y acates mi injusto autoritarismo. Extraño ver Salvado por la Campana, Los verdaderos videos hechos en casa, y Los Años Maravillosos contigo...y extrañaré ver Power Rangers, el Chavo y Los Caballeros del Zodíaco contigo. Extrañaré el coleccionar álbumes de figuritas, pepsi cards y taps. Extraño el llevarme tan bien con tu enamorada. Extrañaré el que ninguna de las tuyas me haya caído bien. Extraño que los dos me saquen cachita porque saben hablar inglés y yo no, pero extrañaré sacarles la misma cacha porque yo se hablar alemán y ustedes no. Extraño cuando mamá se molestaba y dejaba cerrando su cuarto con llave cuando la compu y la tele con cable estaban ahí, extraño que uno de nosotros se quedara escondido debajo de su cama para una vez que se fuera utilizarlas a nuestro antojo...y extraño que la vieja se haya muerto de risa cuando hace poco se lo contamos. Extrañaré encontrarnos en Miraflores y hablar de lo mejor y luego en casa no cruzar ni una sola palabra. Extraño el que los tres preparásemos "intentos de desayuno" los días de la madre y del padre. Extraño cuando le buscamos nombre a nuestro primer perro. Extraño aquel año nuevo del '98 encerrados en un taxi pasando por el aeropuerto y extraño que todos sin excepción hayamos viajado ese año. Extraño el año nuevo del 2000 en Saccsayhuamán rodeados de gringos. Extrañare haber caminado por París y pensar "sé que a él le gustaría estar aqui". Extraño caminar por Bonn y pensar "estoy totalmente seguro de que a él no le gustaría estar aqui ni cag...". Extraño cuando nos vestían iguales. Extrañaré que detestemos que nos vistan iguales. Extraño que papá nos hiciera dar la mano y un abrazo cuando nos peleabamos. Extrañaré aquella vez que por una "costosa travesura" mamá te regañó y extrañaré haber llorado mas que tú mientras lo hacía. Extraño nuestras infantiles palabras idioto, paperto, pepos, awiu...y extrañaré el que hasta ahora no nos parezcan ridículas. Extrañaré lo mucho que nos cuesta aceptar que nos equivocamos. Extraño y extrañaré no haberles dicho nunca que los quiero. Extraño y extrañaré estar convencido que con todo, en el fondo los tres sabemos, que para lo que alguno necesite...siempre ahí estaremos.

sábado, 20 de septiembre de 2008

¿Insinúa que soy viejo?

Hacía tanto que no lo veía, hacía tanto que no me lo ponía. Hacía tanto que no lo usaba, no lo recordaba, no lo extrañaba. En lo que va del año, mis cachacientos profesores no habían exijido presentación formal en ninguna de sus expocisiones, lo que significaba dejar a mi veintiúnico terno gris rata al fondo del armario con su ya acostumbrado aroma a naftalina y cascarita de naranja antipolilla.



Mi profesor de Sociedad y Estado lo rescató de su ya resignado olvido, al exigir que nos presentaramos bien a la tela en la inauguración de la temporada expositora de este ciclo, y ya pues, como eres el primer grupo, calladito nomas. Y digo que lo rescató, porque ya había olvidado incluso para que se usa. ¿Trabajo?...no busco, ¿velorios?...con lo fashion que se han vuelto, ahora solo lo lleva puesto quien está dentro del cajón ¿matrimonios?...últimamente no voy porque prefiero que me inviten para el divorcio, ¿quinceañeros?...resígnate Ginno, no te volverán a invitar a alguno, y asi lo hicieran el bailar perreo con corbata no es mi fuerte. Concluyendo, que las expocisiones universitarias han sido el único pretexto para volver a disfrazarme de muchacho decente.


Siempre me llamó la atención. Todo el mundo me decía que me quedaba tan bien que me la terminé creyendo. Salir en terno era para mí sinónimo de superioridad, de ya no ya, de huachafísima elegancia. Pero después de la última puesta...se ha vuelto sinónimo de tortura a lo sótano del SIN. Nunca me había incomodado tanto llevar algo encima. Ha sido mas incómodo que ponerte el calzoncillo al revés, calcetín con hueco en los dedos, zapatos 40...y para que las señoritas me entiendan, mas incómodo que lucir bikini sin haberse depilado el ala y sus partecitas por Santa María en pleno enero.


Salgo de mi casa puntualísimo, otra cosa a la que te obliga el dichoso trajecito y no porque quieras llegar a la hora, sino porque echarse a correr a lo Clark Kent con el susodicho encima, es de lo mas fastidioso. Llego al paradero y la vieja que todos los días me mira con cara de "no te me acerques hippie" me observa con forzado respeto. Arranca vieja de michi. El foco rojo del semáforo obliga a que una combi se estacione justo delante de mi enternada humanidad. "Mister hay asiento ¿sube?", o sea... ¿Mr.?, en situación y apariencia normal, lo que saldría de la boca de aquel cobrador sería un masticadísimo "ya pe' varón, ¿habla vas?". Chesu, para algo sirve mi saco y corbatita, pero no, yo asi vestido no me subo a una combi nica, y no por sobrado, sino que este tipo de vehículos tan peruanos como el pisco, el ceviche o Chacalón, a las 7 de la mañana de un lunes, resultan algo pequeñitos para mi insignificante 1.81 cm. Paro un tico amarillo, "buenos días, ¿hasta la derrama magisterial?" ¡15 soles!, Next!...¡¿13?!...pero si no hace ni un mes que por obra y gracia de habérseme pegado las sábanas me vi en la obligación de llegar en taxi hasta mi alma máter costándome el viajesito 7 solsasos que me parecieron demasiado y eso que incluía música de La Inolvidable tu radio amiga. Pero claaaaro, con esta pinta quién te va a cobrar un sencillo pues. Joder las 7:45 am, ah no, micro nomas...pucha repleto, que va, si no me subo no llego. Me planto al lado del chofer (no pienso avanzar entre la multitud y arrugar mi Jhon Holden, no señor) y oh my god! un escolar me ofrece el asiento...o sea ¿hellooo? siéntate nomas y no hagas roche causita. La consternación me obliga a avanzar hasta el medio, que alivio, y una secretaria treintona con su sastre rojo y su loncherita que fácil contiene el calentado de anoche me hace ojitos. Ahora mas que nunca le encuentro lógica a la frase al fondo hay sitio, y es precisamente al fondo cuando siento que ya nada peor puede afectar mi psico que un dedito arrugado me jala de la manga "¿DISCULPE? ¿PODRÍA DECIRME la hora por favor?", ¡No! ¡no la disculpo!, ¿por que no me tutea señora?...en fin que son 5 para las 8. Pero ¿qué coño pasa?, no termino de entender qué sucede, cuando de parte del individuo que viene pidiendo que paguen con sencillo y avisen una cuadra antes de bajar viene la cereza del pastel: "pasaje caballero"...aún en shok y acordándome de su mamá, le pago y enseño mi carné universitario, se ríe y no creo precisamente que de mi foto porque salgo muy bien ¿ok?... o sea que encima no creen que soy estudiante ¿pero qué tengo yo, pinta de...de...? momentito, eso mismo!, la pinta. Maldita pinta.


Me bajé pensativo, llegué, expuse y se me ocurrió regresar caminando a mi casa (de Jesús María a San Miguel alucina) y como yo cuando camino si no canto, pienso, me la pasé reflexionando sobre lo qué me sucedió en la mañana. ¿Es solo la apariencia?, o ¿es que de verdad me estoy haciendo mayor? Tampoco hay que exagerar que complejo de Chapatín no tengo, pero son 20 años...ok 21, ya ya ya 22 (pero shhh para ti nomas) y ¿qué de productivo he hecho?


Definitivamente, aunque muchos lo encuentren risible, fisicamente yo no me gusto...me encanto, y aunque suene mas risible aun, siento que con los años me voy poniendo mejor. Por ese lado no hay punto de discusión. Experiencias personales he tenido muchas pero no las suficientes y varias por las que cualquiera moriría por pasar. He madurado en un montonón de cosas y en otras tantas creo que me falta mucho. Pero ok, esos son a la larga satisfacciones íntimas, granitos de arena para la personalidad. Pero ¿productivo? y sobre todo ¿generador de ingresos?...mmm ...este...

Mi hermano mayor terminó comunicación social en Cuzco a donde decidió irse a vivir tras su viaje de promoción (la onda stone del ombligo del mundo debe haberlo fascinado), tiene actualmente dos chambas, una enamorada que gane el triple que él, un depa en pleno centro y planes para una maestría. Mi hermano menor acaba de terminar hace una semana una carrera (que alucina hasta ahora no entiendo qué es) en un tiempo récord de tres años y con querer queriendo tiene ya un contrato y trabajo por el que le darán una nada despreciable cantidad mensual que contiene 3 ceros.
¿Y yo?...bien gracias y ¿tú que tal? ¿la familia?...bravaxo...Hasta ahora no me han enseñado a conjugar el verbo este, como es que se llama...trabajar. Recién voy a mitad de carrera y sigo estirando la mano de cuando en vez si se me antoja algún caprichito. ¿Esta eso bien?...joder que si, vamos que ser mantenido tiene su gracia...y entonces ¿Por qué no me parece gracioso?


Llega un momentito en nuestra relajadisima y desestresante existencia, en que nos ponemos a cranear ciertas cosillas. Puede que no tenga la necesidad de trabajar como el 70 por ciento de universitarios en este país, pero dicen que ganarse sus centavos uno solito tiene su encanto. Saber que te vas a fumar tu puchito gracias a que estuviste vendiendo una treintena de "cajita feliz", saber que te puedes comprar un par de zapatitos porque estuviste sirviendo café con tu mandil verde y pedir mil veces que te deletreen sus nombres para escribirlos en sus vasitos de cartón, saber que puedes tomar cuanta chela se te antoje porque caray, es fin de mes pagaron ya...y lo más rico, callar a tu mamá con un, "mira vieja yo pago el cable e internet asi que mas respeto."

Tres semanas atrás mientras caminaba hacia mi humilde morada un despreciable especímen de cuatro patas osó moder mi provocativa piernecita, volteé con cara de "como te atreves?" (solo a mi se me ocurre pelearme con un perro) e intente retomar mi camino, y dos ladridos despues clavó sus colmillos en mi otra pantorrilla, pero ninguna de las dos mordidas me dolió tanto como que la manchita de inocentes infantes (que de inocente esta generación tiene lo que yo de futbolista) me gritara "¡señor, cuidado con el perro!"

Hace mucho que perdí la cara de niño, pero aún me resisto a dejar de comportarme como tal. Quiza empieze a trabajar por puro hobby, por probar algo nuevo, pero se quiera o no ya es un paso. En el fondo creo que ninguno de nosotros puede dejar de ser un mocoso irresponsable, y mientras mas vamos creciendo mas añoramos aquellos años en los que queriamos ya tener 18, y dormir a la hora que quieras y tomar y fumar y discos y demas. Extraño esas épocas. Niños créanme...tenerlo no es tan exitante como desearlo.

martes, 9 de septiembre de 2008

Buda buda dame plata

Que el dinero no lo es todo, que lo importante es estar saludable, que asi no tengamos ni un cobre y vivamos en una cálida chozita en alguna limeña invasión... nada de eso importa si todos estamos unidos y hay amor y amistad entre todos...pamplinas!


El rollo ese de la familia Ingalls la verdad es que nunca me lo creí. ¿Acaso a la pobre de Caroline le gustaba estar lavando platos en balde y andar detrás de sus mocosas? (es que Laura era bien pendeivis) Que el dinero no lo sea todo en la vida es una mentira mas grande que Godzila, o bueno ok, quiza no lo es todo,quiza no te da la felicidad...pero caramba! que bien la simula!



En lo que a mi hogar-dulce hogar se refiere, (aunque ahora me lo quieran negar, hay que ver lo olvidadizos que son los padres) nací rindiéndole culto al señorito Mr. Inti, que allá por el año 1991 y tras casarse con un chinito chinverguenchón que andaba prometiendo honradez, tecnología y trabajo encima de un tractor, cambio su nombre a Nuevo sol. Ya con el tiempo le agarre bastante camote y fui conociendo al resto de sus parientes desparramados por todo el globo terráqueo: peso, marco, corona, yen, sucre, franco, quetzal, real, dólar y la última adquisición de la familia (y el mas reeeeegio por supuesto) Euro.


Le pedí a mi viejo una alcancía cuando tenía 5 años. Lo tuve correteando al pobre por todo Monterrey y la sección juguetes de Scala un día entero porque estaba empecinado en que mi infantil cuenta de ahorros debía tener forma de chanchito...como en la tele. ¿Creen que encontrábamos?, ¡ni un miserable cerdo!, había de todo, latitas, baulcitos, cajitas con su llave, pero ni un solo cochino...Finalmente tras muchos "ya pues papá, tú me prometiste" y unos cuantos "pero acaso no te das cuenta que no hay", terminamos encontrado un chancho rosado de plástico lleno de lunares verdes (entiéndase "lunares" por manchas de témpera David, que según el inventor del juguete se veia super artístico...plop!) Con su cara de "ok toma y no jodas", puso a mi nuevo amigo en mis manos. Lo que le dije al instante lo tengo grabadísimo y aun me río cada vez que lo recuerdo "muy bien papi...ahora aliméntalo"


Desde que le llegaba a la rodilla a mi mamá recuerdo haber querido siempre lo que no se me permitía tocar, y el dinero era una de esas cosas. "Dime qué quieres hijo y yo te lo compro...¿ese?...ya ok, pregúntale al señor cuánto está, ¿qué? ¿qué tú le quieres dar el billete? no hijito te ensucias las manos"...al parecer mi abnegada y (para ese entonces) flaquisima madre, no entendía que yo tan solo quería acariciar ese papelito de 5 soles (si, antes habia billete de 5 lekas alucina) pero no, de dejarme nada de nada. Mi afán se siguió alimentando cuando poquito a poco fui creciendo y empezando a entender que la plata te puede caer sin mucho esfuerzo también. Aquél que este por encima de los 21 y no recuerde el triki-trak o El Baúl de la Felicidad, definitivamente nunca tuvo televisor en su jato. Estos dos programas eran sin duda mi comprobación a la tesis "no hagas nada de esfuerzo y llevate una buena cantidad de billete", bueno tampoco se me vengan a ofender si no menciono al "entretenidísimo" Trampolín a la Fama, que en si la tesis que me comprueba es la de "has cualquier webada y llévate (alucina la voz de Ferrando) "treiiintaaaa kilos de papaaaa, dieeezzzz kilos de arrozzzz, dieeeezzzz kilos de azúcar, tu mesa comodoy y tu zapatillas tigre" En fin, que no había peruano de clase media que no tuviera en su bolsillo junto a su libreta electoral de tres cuerpos, un talonario del Baúl de la Felicidad, en dos colores para que escogas, verde y rojo y que además te traían un webo de alucinantes descuentos. Vaya épocas.

Mi abuelo materno era otro amante de la plata (creo que viene de familia) pero al igual que el chico guapetón que escribe estas líneas no movía un dedo para conseguirla, simplemente le llegaba, ¿cómo?, pues chantándose cada domingo en Monterrico y apostándole a cuanto cuadrúpedo le suponiera fajos y fajos de verdes. Y tenia suerte el viejo pendejo, la tenía; y digo la tenía porque sus herederos arrastramos sus achaques pero no su ojo clínico para escoger aquel caballito que nos triplique lo que con mucho esfuerzo (e inconciencia) ponemos en juego. Una sola vez pise el hipódromo para apostar y créanme, no tengo ganas de regresar.


Los casinos son adictivamente espectaculares. Te sientas en tu maquinita y amablemente te ofrecen tu caramelito para los nervios. Miras a la derecha...miras a la izquierda y dos abuelitos se juegan lo que les queda de pensión y ¡oh! quien gana eres tú jeje, asi que recoges tus moneditas y al instante tienes que cambiarte de aparato porque ganar dos veces en el mismo es imposible y porque el bombardeo de envidiosos bastonazos no se lo deseo a nadie. Si amaneces confiado y sin duda es tu día, la ruleta es la voz. Pero eso si, jamas de los jamases hagas caso al típico metiche que te dice al oído "yo se lo que te digo, ándale al 29 negro"...ttttrrrrrr "¡21 rojo!" , volteas y el condenado desaparece. HDP. Si eres mas arriesgado: Blackjack, si quieres hacer hora: Baccarat, si eres igual de suertudo que Dicaprio en Titanic: Pócker y si eras tan lorna como Ginno en Atlantic City: daditos =)

Aún sigo depositando geniogramas y crucigramas 21 religiosamente todas las semanas, aún sigo llenando mis etiquetas de leche gloria cada vez que aparece alguna maldita promoción que me obliga a desparramar toneladas de lactosa en mi preciado organismo, aun sigo sobándole la wata a cuanto buda me encuentro y claro, aun mi viejo (y yo de cuando en vez) nos seguimos comprando nuestra TINKA. ¿Cuál es nuestro mayor logro hasta ahora? 3 aciertos alucina. 3!

Padre nuestro que estas allá arriba, orinandote de la risa de mi suerte, si me haces el "feivor" de que nos ganemos la tinka te prometo que todos los niños que venden olé olé en el cruce de La Marina con Escardó , tendrán algo que empujarse al estómago. Que todas las morenitas boquita de caramelo que alquilan criaturillas para cargarlas medio día y pegarse a la luna de un mercedes a pedir "una luquita pa' mi bebe", tendrán algo que llevar a la mesa de su hogar. Que todo abnegado padre que me estampa su receta médica en la cara diciéndome que si no lo ayudo su hijo que se encuentra en la cama tal, del piso tal, del hospital cual, atendido por el doctor mal... no se salvará, tendrá los 200 soles que supuestamente cuesta todo su repertorio de medicinas. Que todo ex presidiario que me diga que acaba de salir de sarita colonia y que quiere una ayudita para comprarse su bolsita de caramelo y conseguir de auspiciador al Centro Victoria y me pida que lo disculpe por interrumpir mi lindo viaje y "levántame la moral pe' varón" y "no me ignores" (y mas y mas floro) para finalmente cantar con su latita y su peine el último hit de Dina Paúcar, no se quedará sin un centavito al final del día.

(desde el cielo escucho...."YA PUES OYE!!!!!")

Ok papa lindo, si por obra y gracia de que se te pegó la regalada gana haces que Homero Cristalli diga los seis numerazos que me hacen acreedor del pozo tinkero del domingo, no te voy a mentir...

Termino de pagarme la carrera para que la bellisima señora que me pusiste como madre no me tenga que estar repitiendo que piense en la inversión que hace en mi. Me quito a Starbucks. Arraso con Ripley, Saga, Polvos Azules y Gamarra continuando con mi honorable tradición de llenarme de trapos. Me compro una camionetita, un deportivo, una 4x4, un audi, y una estation con su tico de yapa para ponerlos a taxear. Me voy al touring y coimeo al mismo viejo pelado que me jaló en mis tres intentos por sacar mi brevete, para asi poder manejar los tres primeros caprichitos antes mencionados. Me compro una cajetilla de Camel y me voy a Starbucks otra vez. Le compro a mi viejo la colección entera de vinilos de los Beatles. Contrato una muchacha que limpie exclusivamente el dormitorio de mi brother, y de paso contrato 7 mas para el resto de la jato. Me largo de San Miguel, porque vamos, ya no es lo de antes. Me compro mi propia lap-top para no gorrear las de otros y aguantar sus carajos porque me acabé la batería. Agarro esa misma lap-top, mi cajetilla de Camel y me voy a Starbucks otra vez. Empiezo a comprar regalos para toda reu de cumpleaños a la que me inviten y asi dejo de usar mi ya archiconocido: "alucina que estaba trayendo tu regalo y ¿qué crees?, ¡me acaban de robar!" Lleno tres carritos de vivanda sin preocuparme en ver cuántas cosas voy a tener que devolver una vez que llegue a la caja. Por fin me compro un ipod. Y agarro ese ipod, agarro la lap-top, mi cajetilla de Camel y me voy a Starbucks otra vez. Regresó a París y esta vez como todo lo que se me antoje en los campos eliseos y no me la paso a punta de baguettes y café por ahorrar. Me compro mi propio plasma, mi propio dvd, mi propia camarita digital y mi propia modelo para fotografiar. Me compro una muñeca inflable (siempre quise una jiji). Me voy a Crisol, donde además de la mitad de la tienda, me compro la recopilación de monólogos de Buenafuente, que conchudamente sin comprarlo voy leyendo cada vez que me aparezco por el Óvalo Gutierrez. Agarro ese libro, agarro el ipod, agarro la laptop, mi cajetilla de Camel y me voy a Starbucks otra vez. Me compro un walkman en alguna tienda de reliquias, porque desde que se averió el mío no tengo donde escuchar mis mas de noventa cassettes. Me compro una perra para que mi adorado Rin-Tin-Tin deje la castidad a 7 años de su nacimiento y de esa manera no se la agarre con la pierna de cuanta visita llega a mi jato. Me traigo de Argentina a Flor, porque desde que ella no viene a ayudar en la limpieza de mi casa a mi vieja le amenaza el regreso de la menopausia. Me compro una casaca igualita a aquella por la que recibo una mentada de madre de mi hermano Piero cada vez que me la pongo sin su permiso. Me pongo esa casaca, agarro mi libro, agarro el ipod, agarro la laptop, mi cajetilla de Camel y me voy a Starbucks otra vez. Me voy a San Antonio y me empujo una tarta de fresas yo solito y sin ayuda de nadie. Invito a comer a Said, a Johny, a Mafer, a Rossana, a Victor y un largo etcétera que siempre me han invitado algo y a quienes yo no convido hasta ahora ni una galleta chaplin. Me compro un palco en el monumental y otro en el teatro municipal ( cuando lo reinauguren claro) Me compro una entrada super hiper mega platinium para cuando a Los Rolling Stones se les ocurra pisar suelo peruano...y si no yo mismo los contrato y los traigo. Me compro todos los modelos habidos y por haber de Converse. Me corto con un cuchillo el meñique y hago que me lleven de emergencia a la clínica San Felipe. Me pongo una cuenta en Luxemburgo, otra en Bruselas, otra en Islas Caimán y me compro un chanchito que pueda romperse y de un color mas varonil que el de mi infancia. Le compro su carro a Sebastián, su computadora a Piero, su guitarra a Christian, su casa de playa a mi vieja, su bicicleta estática a mi abuela, su enciclopedia de sudoku a Vero, su Versace a David, su lipo a (piiii), sus tetas nuevas a Giova, y su celular con cámara a Valeria, a ver si de una buena vez deja el ladrillo ese que solo le sirve para jugar snake. Me compro el iphone (que no se como michi se usa pero esta de moda)... Y agarro ese iphone, me pongo mi casaca, agarro mi libro, agarro el ipod, cojo la laptop, mi cajetilla de Camel, me voy a Starbucks y me compro una TINKA otra vez. amén.

martes, 2 de septiembre de 2008

Mas vale solo...que contigo (2da parte)

Ha pasado una semana desde que publicara por última vez en este , su blog favorito y me siento profundamente agradecido por las muestras de cariño e innumerables críticas constructivas que generó mi post anterior.

¿Qué pasa?, ¿Por qué esa cara? Ok, ok, tanto como innumerables no, ¿cariño?...mmm...¡Que pesados! Esta bien, esta bien, recomenzemos:

Ha pasado una semana desde que publicara por última vez en este blog del montón y me siento extrañamente sorprendido de la avalancha de críticas, opiniones y mentadas de madre que he recibido gracias a mi genial e inoportuna idea de hablar sobre aquel individuo que nadie ha tenido la delicadeza de presentarme: Mr. Love.

Digamos que peco de exagerado con aquel "avalancha", pero que mas de una veintena (pero menos de una treintena), me hayan dicho en los últimos seis días "oe leí tu blog!" , me puso la carne de gallina, gallo, pollo y toda la granja entera. Aunque claro, únicamente tres fueron los valientes en colocar sus opiniones mediante vale decir, educadisimos comments, el resto fue apareciendo sin querer. A Sebas no lo veía hace cuánto...¿tres meses? y tenía que encontrarmelo en Pescados Y Mariscos de Vivanda, donde frente a un estático pejerrey, tres bonitos y 2 meros, osó aparecerse con su carrito lleno de corn flakes, para dizque felicitarme por mi inclusión al mundo blog e increparme el por qué de mi resentimiento hacia la deliciosa costumbre de emparejarse. Mafer, llevaba años sin tan siquiera enviarme un virus por msn, y el último viernes reventó mis parlantes con un zumbido para acto seguido destrozar mis pupilas con enormes letras fucsias "Ginno, alucina que lei tu blog!!!bravazo pero pucha te maleas con el amor ah, qué fue??? desde (piiiii) sigues con Manuela nomas jajaja". Y obvio, los dieciseis componentes de las destruidas parejillas a las que hice mención, saltaron hasta el techo. No se por qué, si en ningún párrafo dije un solo nombre. Ayayay la conciencia, la conciencia. "¿Cómo me vas a quemar así?", "Pucha yo ya la estaba superando y vienes y la cagas oe", "¿así que sacando cachita no?"

Bueno, ante su indiscutible éxito, he aqui la segunda parte, donde a lo Silvia Pinal, trataré de explicar con "casos de la vida real", que no es que yo me la haya agarrado con mi choche cupido, no no no. Ustedes mismos han hecho que esto de las relaciones sea para sentarme y empujarme pop corn mientras lloro, me río, y disfruto de ese espectáculo que significa empezar, estar y terminar con alguien. Así que si creyeron haber quedado en evidencia en el capítulo anterior, agárrense a su silla, a su sofá, a su water o a donde quiera que esten sentados mientras leen esto.

Vamos a tomar solo 4 ejemplos y como soy un chico scout, voy a tener la descencia de referirme a los protagonistas con iniciales o seudónimos. Asi que cualquier parecido con la realidad ...es una meditada y mal intencionada coincidencia.

MEF y PUC (Ministerio de Economía y Finanzas y Pontificia Universidad Católica, no confundir), tenian año y medio juntos. A ellos les corresponde el huachafo muñi-muñi. Te sentabas a su lado y te sentías peor que un osito de ambrosoli por lo melosos que eran. Pero claro, parece que nadie les dijo que estar con alguien no significa condenarte a ese alguien. Se sabían todo. Claves de msn, de celular, de blog, de hi5, de tarjeta BCP, y el calzoncillo y calzón que utilizarían cada día de la semana. Y tanta confianza...harta. Un buen día, a mi estimada MEF le provocó entrar al correo de mi querido PUC con la dulce intención de comprobar si la tarjeta virtual de tuparada.com por el dia de san volantín había llegado a su destino. Con los ojos de gatito de Shrek vió que efectivamente su amorcito descubriría su sorpresa al hacer click en su bandeja de entrada...pero dos mensajes mas abajo, se iniciaba un buffette de e-mails con información "ardientemente" educativa. Comprobación de acceso a cuentas, confirmacion de claves de acceso, y catálogos con los mas raros e insospechados (hay que ver las cosas que se inventan ahora) juguetitos amatorios. Mi respetable PUC resultó ser un "adicto al ejercicio", si si, ese ejercicio que te estas imaginando. Una cachetada, un "me das asco", y tres litros de lágrimas despues, MEF decidió darle una patada en el rabo. Moraleja, moraleja: no siempre saber todo es lo mas recomendable. Se pierde la magia. Quiza PUC solo se estaba culturizando para luego practicar con MEF...digo no?

GIF y DAV (Gremio de Invidentes de Florida y Deportistas y Atletas de Venezuela, no confundir) Estaban a punto de cumplir dos años apapachándose. Cuando por obra y gracia de...forrarse en billete, a DAV le salió luz verde a un viajesito tipo "intercambio estudiantil" a los ansiados yunaites. Esperanzada y con su pañuelo en la mano GIF lo despidió y prometió esperarlo hasta que regresara de su laaaaarrrrga travesííiia de nada menos que...3 meses ¡plop! Pero DAV no tuvo mejor idea que darse cuenta que las cosas no funcionaban al encontrarse recién del otro lado del continente. Así que sin mas agarro su nextel y peleita de por medio decidieron mandarse un ratito al carajo. Moraleja, moraleja: ser valiente no solo significa decir las cosas sino saber decirlas en el momento oportuno. Quiza si DAV y GIF se hubiesen dado un break antes de que uno de los dos saliera del Jorge Chávez, hubiesen tenido un mejor reencuentro...digo no?

ALA y ANR (Alianza Atlético y Asamblea Nacional de Rectores, no confundir) Se iban para el quinto mes de una relación que logró incluso enternecerme a mi (o sea alucinen). Los primeros meses perfumaban amor con mas potencia que un Glade Toque y ambos confesaban querer hacer las cosas bien esta vez. Habían encontrado su media naranja, su media sandía, su medio limón, y yo ya los alucinaba siendo los pioneros con sus partes de boda. Pero este es un típico caso de diferencias irreconciliables. Una parte muy centrada y la otra involuntariamente inmadura. ¿AMOR? si! hasta por los poros, pero intereses totalmente distintos. A una parte le gustaba el deporte y a la otra mirarse en el espejo, por un lado las galletas margarita, por el otro animalitos, por un lado los nombres del gabinete ministerial enterito, por el otro la discografía completa de Kudai. Debo confesar que cuando me enteré me dio el mismo patatuz que a mi mamá cuando supo que Alan regresaba al Perú, y abrigaba la esperanza de que se les pasara el caprichito...pero he caído en la cuenta que dicha esperanza es el equivalente a la que tenemos todos en que la selección irá alguna vez al mundial. Moraleja moraleja: No solo de amor vive el hombre. Si bien es fundamental no siempre va a hacer que la cosa camine y no siempre es lo que uno quiere sino también lo que le conviene. Quiza si ALA y ANR hubiesen puesto mas atención en las cosas que le interesaba al otro, seguiría esperando el parte...digo no?

SMP y TMT (Sindicato de Meretrices del Perú y Tu Mamá También, no confundir) llevaban, lean bien, 9 años de casados. Un depa nada despreciable en Miraflores, su carrito del año, buen par de empleos y su miradita cachacienta de "mira todo lo que tengo y tú no" hacían de ellos la pareja perfecta. El matri hace casi una década en el country, fue uno de los reventones mas alucinantes a los que haya asistido. Buena comida, trago a morir, y orquesta tocando lo que a la pituquería le gustaba en ese momento: tecknocumbia. Euforia, Rossy War, Agua Bella, Agua Marina, agua sucia y demas grupetes que hicieron que aquel tonazo sea considerado el preámbulo de una prometedora vida llena de felicidad y papelitos verdes con la cara de un presidente de Estados Unidos. Pero este 2008, un martes como hoy martes que proso, a mi estimada SMP se le olvidó en su mesita de noche, aquel documentito guinda gracias al cuál los peruanos podemos poner nuestros zapatitos en otro país. Al darse cuenta en migraciones de su ciertamente cojudo olvido, se le metió el indio, se le cruzaron los catorce incas y no le quedo otra que regresar y dar por suspendido su viaje a la calurosa Miami. Dispuesta a desquitarse con su maridito y reprocharle el no haberle recordado meter el pasaporte en su carterita Vuitton, abrió la puerta de su nidito de amor y empezó a oir el extenso repertorio de gritos y gemidos provenientes de su recién decorada (con su plata) habitación. Muy astuta ella, camino despacito mientras escuchaba mas!...asi!...wow!...oh yes, yes!, y al llegar a la puerta, lejos de desear el shampú que ella esta usando deseo arrancar la cabeza de la tipeja que cabalgaba sobre su adorado tormento. "¡Te largas, con lo que tienes puesto!", que alucinando la situación sería solo un condón, fue lo que le gritó a quién habia compartido su mesa, su cama, su baño y sus cuentas durante 9 añazos, y bueno a Mr. TMT no le quedó de otra que dejarla con el depa, el carro...y el apellido, que estoy convencido SMP se debe estar deseando arrancar. Moraleja, moraleja:...¿creen que hay moraleja para esto?. Una de dos, o hay que ser fieles....o hay que saberla hacer pues!

Yo contra el amor no tengo nada, es más, ojala y pronto me pase, descubra que mi pareja es una sexópata, me dejen desde el extranjero, descubra que no tenemos ni un punto en común, o que me engañe sobre mi propio colchón paraiso...es parte de aprender. Repito como en el post anterior, que el chiste aqui no es complicarnos la existencia, porque al fin y al cabo ser soltero también tiene sus ventajas, y vaya que ventajas.

Y bueno, una yapa. AEG y G estan a punto de cumplir 23 años aparentemente juntos, y curiosamente son pocas las veces que se han encontrado. Sobre esta relación no hay mucho que decir, solo que AEG nunca ha tenido paciencia porque en si G es maratónicamente inaguantable. De ellos no puedo escribir un desenlace porque no se les conoce un escándalo ni nada interesante aún y dudo que a ellos mismos les provoqué que su historia se ande ventilando por el blog de cierto flaquito metiche. ¡uy! me olvidaba...AEG y G (Amor En General y GINNO...no confundir)


otras mas...

Blog Widget by LinkWithin