sábado, 27 de septiembre de 2008

Tres alegres tigres...


-Oye y tú ¿tienes hermanos?

-Sí, dos

-Manya, ¿y qué tal te llevas con ellos?

-Creo que no nos llevamos todo lo bien que quisiéramos...



He perdido la cuenta de la cantidad de veces que me han disparado el mismo par de preguntas y analizando un poquito me parece que siempre respondo lo mismo.


Allá por el lejano 1981 una jovensísima mamá daba a luz en la comodidad de su jato al que sería el mayor de sus tres retoños. El orgulloso y recién estrenado padre no tendría mejor idea que seguir aquella incomprensible costumbre de llamar a su primogénito como él. Como si el pobre bebé no tuviera suficiente con nacer en el Perú. No había felicidad mas completa, y así lo intuyo porque la cantidad de fotos que a lo largo de mi vida he encontrado por todos los rincones de mi casa desde que tengo uso de razón, reflejan que los primeros años de mi brother mayor hicieron que "mis viejos", bueno en aquellos años "mis jovenes", soltaran mas carcajadas de las que un wirito en sus épocas hippies les hubiera provocado. El muchachito, era un repertorio de muecas, una mas graciosa que la otra, su pelo negro ensortijado y su tez de fino rasgo moreno lo hicieron el engreído no solo de sus (mis) creadores, sino de toda la familia en pleno. "Lindo mi zambito" me contó mamá que exclamaba mi abuela paterna cada vez que llegaban a visitarla.


Tuvieron que pasar cuatro años, siete meses y muchas pérdidas, para que el mismo mujerón del párrafo anterior me hiciera respirar por primera vez el airecito lleno de smog de mi querida Lima. Al orgulloso y emocionado padre no se le ocurriría mejor idea de, so-pretexto de marcar la diferencia, agregar una N más al nombre de su nuevo heredero. Como si el pobre bebé no tuviera suficiente con nacer en pleno gobierno de Alan. La felicidad ahora se multiplicaba por cuatro, y lo sé porque si bien de aquellos años por culpa del APRA muchas fotos no hay (bueno es que para mi todo lo malo del '85 hasta el '90 es culpa de Alan), en palabras textuales de mi mother fui un niño muy deseado, y haber llegado tras tantos intentos fallidos hicieron que su sonrisa (perfecta como la tiene) volviera a iluminar su delicioso rostro. Modestia aparte.


Mis viejos siempre han sido sincerísimos en contarnos que su plan fue siempre tener dos hijos, de manera que por lo menos cada uno estaría pendiente de ambos sin mucho strés. Pero a veinte días de arrancar el '88, y con la inflación de moda en mi Perucito alegre y jaranero, el también inflado mujerón de los dos párrafos anteriores alumbró al que sería el último de sus milagros. El orgulloso y jubiloso padre no tendría mejor idea que (como a la tercera va la vencida) ponerle al último de sus vástagos los nombres correctos, clavaditos. Bien dicen que el que nace al último se llama mejor. Un niño en sus primeros años escolares y dos bebés "caídos del cielo" hicieron que en mi jato importaran tres pepinos la leche Enci, el pan popular, la devaluación del Inti, la estatización de la banca, las colas, y los caramelos Monterrico. Nada hacía más feliz a mi madre que tirarse al suelo conmigo y mis hermanos a jugar a las carreras con autitos de juguete. Nada ponía mas contento a mi padre que al llegar de la oficina lo recibieramos gritando ¡Papá! con sus zapatos 42 en nuestros liliputienses piecesitos. Nada los llenaba de orgullo más que verme superar mi dificultad con la "r" de mis primeros años (y dejar de decir "lopa" en vez de "ropa"), nada hacia sonreir mas a mi ma' (amante de la repostería) escuchar decir a mi hermano menor refiriéndose a las empanadas: "mami , yo también quiero una pezuñita"


Pero los niños crecen. Cuando son chiquitos dan ganas de comérselos y luego cuando se hacen mayores te arrepientes de no habértelos comido. La verdad es que nunca me dí cuenta en que momento mis hermanos y yo empezamos a alejarnos. Cada quién empezó a formar una personalidad, buscar sus propios intereses, sus propias experiencias, y creo que inconcientemente nos fuimos percatando que no teníamos nada que ver. Hablo por mí, porque si bien me reconozco de una mentalidad absolutamente distina a la suya, no dejo de aceptar que sus caracteres son mas compatibles mutuamente que el mío al de ellos.


Falta poco para que sean ya nueve años desde que mi hermano mayor agarrara su maletita y su pajarito a lo Natacha y se fuera a estudiar a Cuzco. Y ya son nueve días desde que mi hermano menor, terminada ya su carrera, firmara contrato para irse a trabajar a la misma ciudad. De esta manera me convierto en el último estorbo al que le falta abandonar el nido. Un nido que deje únicamente a inicios de 2005 cuando con mas ganas que conciencia ( y gracias a mi tia Techy...te quiero tía) me subí a un Boeing con dirección a Europa y no regrese hasta mediados de 2006. Mi hermano mayor maduró al vivir solo desde los 20 años y yo hice lo propio a la misma edad pero al otro lado del atlántico en un continente al que llegué sabiendo únicamente decir "hola, soy peruano". Y oh casualidad! con 20 años también, el benjamín de la familia nos da una cachetada siendo el primero de los tres que se independiza por mérito propio. Solititititto y sin ayuda de nadie.

Desde hace ya un buen tiempo, en sí solo cruzamos palabra para cosas importantes. Al mayor lo veo cada diciembre cuando hay que empujarse pavo y panetón con chocolate caliente en pleno verano y cuando algún feriado largo le permite regresar a esta Lima que no lo terminó de convencer con su constante ajetreo. Con el menor, pese a vivir bajo el mismo techo sanmiguelino, hablamos poco, mal y nunca, pero no siempre fue así, y como no tenemos una razón concreta para un distanciamiento, se que en el fondo ambos sabemos que simplemente pensamos distinto en muchas cosas.


Aún así hoy me puse a pensar en cuánto los quiero realmente. Mi natural frialdad para todo tipo de sentimiento no se lleva bien con la sinceridad que me carateriza y a veces temo que eso pueda dar a entender que me llega, me choca y me rebota lo que les pase...pero no es así. Como sea, para muestra mil botones. Son muchas, muchísimas las cosas que inconcientemente llevo nueve años extrañando (respecto al mayor) y las cosas que dentro de poco empezaré a extrañar una vez que el chico de los nombres perfectos (el menor) empiece a vivir de su propio sueldo a unos cuantos kilómetros.


Extraño hacer de campana mientras rebuscábamos en el clóset de papá, que para nosotros era como un mundo totalmente ajeno. Extraño meternos los tres en la cama de los "viejos" para ver la primera emisión de Nubeluz allá por el '91. Extrañaré decir "ok tú cocina y yo lavo los platos" tratando siempre de que a mi me toque lo más fácil y extrañaré sobre todo que me hagas caso. Extraño jugar a que teníamos nuestro programa de tele y tú que te la tomabas tan en serio ejercías de camarógrafo con un profesionalismo exagerado. Extrañaré esperar eternidades para poder utilizar el baño, porque cada uno salió mas vanidoso que el otro. Extraño jugar básket con nuestra pelota asatex de colores, y haber intentado abrir una latita de "ponle corazón" solo para ver si de verdad había dinero dentro o nos estaban vacilando. Extraño aquel viaje a Tumbes a inicios de los '90 para visitar a la abuela Salomé, mi pataleta por una revista de los Thundercats y pasarnos el viaje entero tratando de entender si maceto es el esposo de la maceta. Extrañaré ponerme tus casacas, sweters y chalecos, que tú te pongas los míos y sobre todo nuestra sinverguenzería al reclamarnos el "por qué coges mis cosas?!". Extraño el haberme aprendido las canciones de Gun's and Roses, Nirvana y Metallica gracias a tu condenada idea de escuchar su música a todo volumen. Extraño el que me hayas asesorado a la hora de comprar mi primer cassette pirata (de vilma palma) cuando tenía solo 7 años. Extrañaré que yo maniático del orden deje todo reluciente y a los 5 minutos vengas tú hecho un huracán y estropees mi esfuerzo. Extraño emocionarme cuando tocas el himno nacional en guitarra, extraño que la toques y yo cantar, aunque no lo hayamos hecho mucho. Extrañaré y me arrepentiré de no haber hecho lo mismo contigo cuando tú también aprendiste a tocarla. Extraño el haberme hecho fan de The Sacados, los Nosequien, y Alanis Morrisette gracias a ti, y extrañare el haberme hecho fan de la Oreja de Van Gogh por ti. Extrañaré el que dejaran su fanatismo por ellos solo por darme la contra. Extraño haberme paseado por el colegio entero dejandote en evidencia la primera vez que me di cuenta que te tiraste la pera, haber llamado a mamá y que ella te reclamara hecha un pichín gracias a mi bocaza. Extraño que no te hayas molestado conmigo por eso. Extrañaré jugar en la computadora el jueguito ese de guerras y tanques que nos enviciaba horas de horas y que no recuerdo cómo coño se llama. Extrañaré jugar street fighter en nintendo cuando tenía 9 años y tú 7. Extrañaré que siempre me ganaras en eso, pero yo haber hecho lo mismo en ajedrez, damas y ludo y que tu piconería se reflejara en lanzar el tablero por los suelos. Extraño el que hayas roto una mesita de la sala y haberla pegado con goma....y sobre todo que mamá hasta ahora no se dé cuenta. Extrañaré el tener el mando de la jato cada vez que los viejos se van de viaje y extrañaré el que aguantes y acates mi injusto autoritarismo. Extraño ver Salvado por la Campana, Los verdaderos videos hechos en casa, y Los Años Maravillosos contigo...y extrañaré ver Power Rangers, el Chavo y Los Caballeros del Zodíaco contigo. Extrañaré el coleccionar álbumes de figuritas, pepsi cards y taps. Extraño el llevarme tan bien con tu enamorada. Extrañaré el que ninguna de las tuyas me haya caído bien. Extraño que los dos me saquen cachita porque saben hablar inglés y yo no, pero extrañaré sacarles la misma cacha porque yo se hablar alemán y ustedes no. Extraño cuando mamá se molestaba y dejaba cerrando su cuarto con llave cuando la compu y la tele con cable estaban ahí, extraño que uno de nosotros se quedara escondido debajo de su cama para una vez que se fuera utilizarlas a nuestro antojo...y extraño que la vieja se haya muerto de risa cuando hace poco se lo contamos. Extrañaré encontrarnos en Miraflores y hablar de lo mejor y luego en casa no cruzar ni una sola palabra. Extraño el que los tres preparásemos "intentos de desayuno" los días de la madre y del padre. Extraño cuando le buscamos nombre a nuestro primer perro. Extraño aquel año nuevo del '98 encerrados en un taxi pasando por el aeropuerto y extraño que todos sin excepción hayamos viajado ese año. Extraño el año nuevo del 2000 en Saccsayhuamán rodeados de gringos. Extrañare haber caminado por París y pensar "sé que a él le gustaría estar aqui". Extraño caminar por Bonn y pensar "estoy totalmente seguro de que a él no le gustaría estar aqui ni cag...". Extraño cuando nos vestían iguales. Extrañaré que detestemos que nos vistan iguales. Extraño que papá nos hiciera dar la mano y un abrazo cuando nos peleabamos. Extrañaré aquella vez que por una "costosa travesura" mamá te regañó y extrañaré haber llorado mas que tú mientras lo hacía. Extraño nuestras infantiles palabras idioto, paperto, pepos, awiu...y extrañaré el que hasta ahora no nos parezcan ridículas. Extrañaré lo mucho que nos cuesta aceptar que nos equivocamos. Extraño y extrañaré no haberles dicho nunca que los quiero. Extraño y extrañaré estar convencido que con todo, en el fondo los tres sabemos, que para lo que alguno necesite...siempre ahí estaremos.

11 comentarios:

*Pucho* dijo...

Queee lindoo!! jajaja aii mi ginnin si cuando welan los pajaritos es dificil...pero asi es la vidaa!!

Ta bonito ta bonito! =D

Anónimo dijo...

ye!! bravo! mE conmovio la historia:D sabia q tenias alguitooooo XD d sntimientos =)! y cosas mas interesantes pa' contar xD
( no como la mamarrachada anterior u_u! poko original) xD
aunq esta tmpoco XD pero esta mui muiiiiii interesante :D.. igual no t dire na, ni t invitare xela gratis ^^
aTentamnt =) io xD

Andrea dijo...

Ah!! tenias tu corazoncito, ...para mi que estabas borracho xD! bueno, supongo que es cierto lo que dicen "los milagros existen". Estas progresando, ahora falta que invites ... aunque si lo hicieras dejarias de ser tu :S

Ric dijo...

owwwwwwwwwwwwwwww me uno a cruzada '' que lindo poost!!'' Este Ginno me gusta más :P! jeje cehvere! y la foto graciosisima! alguna vez tuviste masa muscular! jajaja broma

Anónimo dijo...

y aki termina el sentimentalisto! dioz!! q te paso????? se te pego mi llorikera!!

ademas si tus hermanoos kieren volar del nido(bien waxafa la frase)....como diria el xico pastrulo q conoci : ....deeeeeeeeeejalooooooooooos!!!!



pd: ya van varios post y en ninguno me mencionas.......jum!x3!!






johny!

SONQO SUA dijo...

Buen post, pensé que no lo iba a terminar porque estaba bien largo, pero me enganchó.
Será porque no tuve hermanos.

ByE

DarKnight dijo...

y yo me arrepiento de no haberme despedido como debia debido a que estaba demasiado apurado y sabias que tal vez hubiera sido una conchudez.

Anónimo dijo...

darknigth es tu hermano?? no creo no?? si lo fuera...buahhhhhhhhhhhh que lindoo
bien Ginno, 20¡20¡
me alegra leer tu vida
como diria yo !Que divertiiiido!
saludos a tu mami, es lo max.
Vale

d dijo...

Buena antología de la hermandad. Cuando un escritor llega a la vena de sus lectores es que por fin ha logrado esa conexión. Hoy no me pude despegar de tu relato. Sigue así, porque me gusta leer cuando así escribes.

d.

Jossie dijo...

Muy lindo el post Ginno!! tenias tus sentimientos guardaditos por ahi..... pero en verdad es bueno decirle a los hermanos q los queremos

Anónimo dijo...

Muy lindo el post Ginno!! tenias tus sentimientos guardaditos por ahi..... pero en verdad es bueno decirle a los hermanos q los queremos

otras mas...

Blog Widget by LinkWithin